Escocia rechaza la independencia

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sólo en tres concejos ganó el "sí" en la votación. Escocia seguirá siendo parte del Reino Unido luego de que el "no" venciera con el 55.3% de los votos.

19 de septiembre de 2014
En el histórico referéndum independentista, Escocia se decidió por permanecer en el Reino Unido. El rechazo a la independencia significa un gran alivio para los británicos, pues el secesionismo amenazaba con dividir el Reino y sembrar confusión en los mercados financieros, señala Reuters.

55.3% de los votantes dijo "No" al proyecto de independencia, ante el 44.7% que deseaba la nación independiente. Es decir, los 1 617 989 fueron vencidos por 2 001 926 compatriotas que dijeron "No, gracias". La votación marcó un récord de asistencia, pues el 85% de las personas con derecho a voto acudieron a las urnas.

55.3% de los votantes dijo "No" al proyecto de independencia.

David Cameron, primer ministro británico, señaló que con que esto, el problema quedó zanjado y advirtió: "No puede haber disputas ni nuevas votaciones, hemos escuchado el deseo de los escoceses". Asimismo aceptó la decisión y aseguró: "Al igual que Escocia votará por separado en el Parlamento escocés sobre asuntos de impuestos, gasto y Estado del bienestar, Inglaterra también lo hará, y también Gales e Irlanda del Norte deberían poder votar sobre estos asuntos", dijo Cameron.

Alex Salmond, ministro principal de Escocia y líder independentista, reconoció su derrota y anunció su renuncia.

Por su parte, Alex Salmond, ministro principal de Escocia y líder independentista, reconoció su derrota e instó al resto de los separatistas a hacer lo propio. No obstante, anunció que renunciará a su cargo como líder del Partido Nacional Escocés y, posteriormente, como ministro principal. "Mi tiempo como líder casi se ha terminado pero para Escocia la campaña continúa y el sueño nunca morirá [...] Estoy profundamente orgulloso de la campaña que los partidarios del "Sí" llevaron a cabo y en especial de los 1,6 millones de votantes que se posicionaron con esa causa".

La reina Isabel II en comunicado declaró que deben respetarse los resultados, que traerán "fuertes sentimientos y emociones encontradas entre familiares, amigos y vecinos"

No tengo ninguna duda de que los escoceses, al igual que otros en todo el Reino Unido, son capaces de expresar opiniones sostenidas fuertemente antes de reunirse de nuevo con un espíritu de respeto mutuo y apoyo, para trabajar de forma constructiva para el futuro de Escocia y de hecho todas las partes de este país.

— Isabel II

Al conocerse la victoria del "no", la libra esterlina se apreció contra el dólar y el euro, mientras que las acciones y los bonos británicos subieron, al mismo tiempo que empresas con alta exposición escocesa celebraron el resultado. Cumpliendo su promesa, Cameron anunció el inicio de las negociaciones con Escocia para devolver más competencias, es decir, entregar a Escocia más poderes. Los tres principales partidos a nivel nacional acordaron un cronograma para que el Parlamento Escocés maneje más aspectos en las finanzas, el Estado de bienestar y los impuestos.

Una hora después del anuncio oficial de la derrota independentista, Cameron nombró al encargado de supervisar el traspaso de poderes. El proyecto deberá estar listo para enero, empero, dada la proximidad de las elecciones (mayo), no será aprobada antes del cambio de legislativo. Además estará sujeto a "intensas negociaciones", aclara BBC Mundo.

Noticias relacionadas

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Compartir en Reddit Compartir en Menéame