Uribe lanza advertencia a las AUC

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

15 de agosto de 2006
Este lunes (14) el presidente de la república Álvaro Uribe Vélez afirmó que los paramilitares desmovilizados que no se acojan a la Ley de Justicia y Paz perderán los beneficios que otorga esta norma, incluidas las suspensiones de las extradiciones a Estados Unidos de los principales jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), algunos de ellos requeridos por la justicia norteamericana por cargos de narcotráfico y lavado de dinero.

La advertencia se produce tras las declaraciones de algunos jefes paramilitares, que están en un proceso de desmovilización desde 2003, que temen "inseguridad jurídica" tras la modificación de la norma por parte de la Corte Constitucional el 18 de mayo pasado, a pesar de un proyecto de decreto que pretende reglamentar la Ley 975 de 2005, la cual ha sido objeto de intensa controversia desde su debate en el Congreso. Hasta el momento, más de 30.000 paramilitares han depuesto las armas.

Según el Ministro del Interior y Justicia, Sabas Pretelt de la Vega, algunos jefes de las AUC "prefieren acogerse a la justicia ordinaria, que a la de Justicia y Paz", afirmación que hicieron luego de que el alto funcionario les explicara que la norma "garantiza la no retroactividad" y "el principio de favorabilidad" para hacerse merecedores de los beneficios.

Ante estos hechos, Uribe sostuvo que "la credibilidad nacional e internacional en el proceso de paz con los grupos ilegales de autodefensa, necesita que el proceso avance" debido a que, como señaló cuando se posesionó por segunda vez el pasado 7 de agosto, "la generosidad oficial en los procesos de paz, muchas veces injusta, es comprendida por la ciudadanía cuando hay reciprocidad y buena fe en los beneficiarios".

En un comunicado leído por el mandatario, Uribe dijo que "los desmovilizados, con el ejemplo de los miembros representantes, que por la naturaleza de los delitos deban ponerse a disposición de las Salas de Magistrados, recientemente constituidas, deben hacerlo sin dilación", añadió que "deben ubicarse de inmediato en sitios de reclusión dignos, sobrios y austeros, así sean temporales, mientras se deciden los definitivos" y advirtió "los beneficiarios de la suspensión condicionada del envío en extradición, deben acatar estas determinaciones. Caso contrario, perderán el beneficio".

Reacciones

Organizaciones como Human Rights Watch vieron con buenos ojos las declaraciones de Uribe. María McFarland, especialista en Colombia de dicha ONG, le dijo a la BBC que lo dicho por el presidente colombiano "es un buen mensaje para enviarles a los líderes paramilitares" y añadió que "para los paramilitares este proceso siempre ha sido sobre cómo escaparse de la extradición a Estados Unidos. De eso se trata. Ellos nunca le han temido al gobierno colombiano".

Por su parte, Amnistía Internacional instó al gobierno de Colombia a "respetar las modificaciones de la Corte Constitucional y procurar una mayor eficacia en el proceso de desmovilización como un todo, con especial cuidado en las consecuencias de éste sobre la población civil en toda Colombia", y agregó que "la ley de Justicia y Paz es aún defectuosa pero las modificaciones hechas por la Corte Constitucional son un paso en la dirección correcta" y que dicha ley es "tan sólo un elemento más de todo el proceso de desmovilización".

Como respuesta, el portavoz de las AUC, alias Ernesto Báez, dijo el martes que el proceso "está en una gravísima crisis. No queremos alarmar a la nación, que equivocadamente cree que el proceso está salvado, pero eso no es cierto y la negociación está en una crisis tremenda".

Báez le dijo a La W Radio que recibían la advertencia de Uribe "con la mayor serenidad. Su anuncio corresponde, en mucha parte, a lo que le afirmamos al ministro del Interior de nuestra disposición de asistir a los tribunales pero que en el entretanto el gobierno explore vías que garanticen seguridad jurídica", como una nueva ley o la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

El portavoz de las AUC y ex jefe paramilitar también afirmó que es "muy preocupante la llegada de grupos guerrilleros a las regiones que fueron abandonadas por las autodefensas luego de su desmovilización. Las fuerzas armadas no le están contando al presidente Uribe lo que está ocurriendo en las regiones, con la llegada de la guerrilla a varias zonas del país, e las que se han incrementado el secuestro, la extorsión y los asesinatos", por lo que pidió una reunión "urgente" con el Ministerio de Defensa. Además, Báez dijo respecto de las denuncias acerca de bandas conformadas por desmovilizados que "es perverso que ciertos organismos de seguridad digan que esos grupos delincuenciales se han conformado a expensas de los desmovilizados jefes paramilitares", si bien reconoció que la mayoría de las denuncias son ciertas.


Noticias relacionadas

Wikipedia
Wikipedia tiene información enciclopédica sobre Ley de Justicia y Paz.
Wikipedia
Wikipedia tiene información enciclopédica sobre Proceso de desmovilización de paramilitares en Colombia.


Fuentes


Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame