España le ganó a Chile 2-1, ambas clasificaron a los octavos de final de Sudáfrica 2010

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

25 de junio de 2010

Pretoria, Sudáfrica — La selección española se clasificó para los octavos de final del Mundial tras ganar a Chile por 1-2 en un partido que no le fue favorable al equipo español en el inicio.

No fue un camino de rosas el encuentro ni mucho menos. En el inicio del partido, la presión muy arriba de los chilenos ahogó el fútbol de toque del equipo de Del Bosque. Con Sergio Busquets y Xabi Alonso sobrepasados y Xavi desaparecido, el encuentro tenía muy mala pinta para los intereses españoles. El partido de España no fue bueno pero sí muy efectivo. Sólo tiros a larga distancia, a eso se limitaba el fútbol del equipo español. La circulación de la pelota era nula y los chilenos cada vez rondaban más la portería de Casillas ante el desconcierto generalizado.

Sin embargo, caprichos de este deporte, uno de esos tiros largos largos sin muchas opciones caía en los pies de Torres, Claudio Bravo salió imprevistamente de su arco y el balón llegaba a David Villa, que marcaba un golazo desde unos 35 metros con la zurda aprovechando que la portería estaba vacía.

El tanto hizo que los chilenos se vinieran más arriba y España empezó por fin a encontrar huecos. Un balón que quitó Iniesta en el medio campo llegaba a David Villa, que se la devolvió al centrocampista y éste con un toque sutil daba un pase al fondo de la red. La jugada salió redonda para España, pues Marco Estrada era expulsado por una falta discutida sobre Torres. Todas las ocasiones falladas ante Suiza y Honduras se habían metido esta vez y el partido al descanso parecía presentar un fácil panorama para España.

En la segunda etapa el comienzo fue malo. Chile apretó en el inicio y redujo distancias por medio de Rodrigo Millar, ante la sorpresa de España, desbordada ante un conjunto en inferioridad.

Del Bosque puso en la cancha a Cesc Fábregas y el dominio pasó a ser nuevamente de los españoles, pero sin pegada. El juego de toque empezó a aburrir a Chile, que empezó a recular ante las numerosas combinaciones del rival y según avanzaban los minutos parecía que a ambos les convenía el resultado. Con el empate en el otro partido, el Suiza-Honduras, ambos equipos estaban clasificados y se empezó a notar.

España debió sentenciar en los minutos finales, pero otra vez tuvo un flojo final de partido. El objetivo estaba cumplido y el combinado hispano se dedicó a mover el balón esperando a que el árbitro diera el último pitido del encuentro. Con mucho sufrimiento, España está en octavos de final, y se medirá a Portugal en Ciudad del Cabo; mientras que Chile lo hará con Brasil en Johannesburgo.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame