Expertos aconsejan permitir el ascenso de una mujer al trono japonés

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

26 de octubre de 2005
Un panel gubernamental de expertos ha acordado sugerir una reforma a la Ley de la Casa Imperial para permitir el ascenso de las mujeres al trono japonés. "Hemos concluido que es posible que [la sucesión] se amplíe a una línea maternal (...) Es casi seguro que [la tradición de] la sucesión por línea paterna no pueda seguir existiendo", declaró este martes en una rueda de prensa Hiroyuki Yoshikawa, ex director de la Universidad de Tokio y líder del panel.

Yoshikawa agregó: "Discutimos si sería posible asegurar una sucesión imperial estable bajo la actual Ley de la Casa Imperial, pero obviamente habrá una carencia de herederos imperiales en el futuro. Al permitir que monarcas mujeres y sus descendientes asciendan al trono imperial, se protegería la sucesión hereditaria de la familia imperial, estipulada en la Constitución".

Se espera que en noviembre concluyan las reuniones del comité de expertos. El primer ministro Jun'ichirō Koizumi planea presentar un proyecto de ley al Parlamento sobre el tema, una vez salga el informe de los expertos. Dicho proyecto será discutido cuando la legislatura comience en enero próximo.

El grupo de expertos se formó en enero de este año por una iniciativa de Koizumi -a título personal- con el fin de asegurar la sucesión. El actual emperador Akihito, de 71 años, tiene dos hijos varones (Naruhito, de 45 años y primero en la línea de sucesión, y Akishino) y una hija, Sayako, pero no tiene nietos varones. Naruhito y la princesa Masako, de 41 años, tienen una hija, la princesa Aiko, próxima a cumplir 4 años de edad. La pareja no ha podido, a pesar de las presiones, concebir un varón.

De hecho, en 1999, la princesa Masako (Masako-sama para los japoneses), hija de un diplomático, y quien había rechazado dos veces la proposición matrimonial del príncipe, tuvo un aborto natural, causado según algunos por las especulaciones de la prensa y el no muy buen trato recibido de la familia imperial. Después del nacimiento de la princesa Aiko, en diciembre de 2001, Masako tuvo que suspender sus compromisos imperiales por el estrés.

La mayor parte de la opinión pública nipona está a favor de la ascensión al trono del crisantemo por parte de la princesa Aiko. Una encuesta publicada la semana anterior por el Tokyo Shimbun, realizada por la Asociación Japonesa de Investigación de la Opinión Pública, muestra que el 84% de los encuestados desea la sucesión femenina, contra un 6% que quiere que el sistema actual se mantenga. Un grupo de investigadores y abogados se ha organizado en un movimiento con el objetivo de preservar la sucesión masculina, que pretenden conseguir al proponer la ampliación de la familia imperial mediante el restablecimiento de algunas ramas reales antiguas abolidas durante la ocupación de Estados Unidos (1946 - 1952).

Según la Constitución de 1947, la sucesión al trono imperial, que carece de poder bajo el régimen parlamentario actual, es de línea patriarcal. Sin embargo, ante la ausencia de herederos varones después del ascenso al poder de Naruhito, que posiblemente se produzca a la muerte del actual Emperador, ha puesto de nuevo el asunto en la prensa.

Una decisión sobre el tema debería tomarse lo más pronto posible, pues la princesa Aiko tiene 3 años, edad en la que, por tradición, debería estar recibiendo la educación apropiada para sus, por ahora no tan seguros, deberes imperiales.

Aunque en el pasado ocho mujeres han ascendido al trono, entre los siglos VI y XVIII, ninguna tuvo herederos y reinaron en situaciones de emergencia.


Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Compartir en Reddit Compartir en Menéame