Congreso boliviano suspende sesión en medio de disturbios

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

9 de junio de 2005

Sucre, Bolivia — La sesión del Congreso convocada este jueves para designar el sucesor del presidente Carlos Mesa, quien dimitió la noche del lunes pasado, ha sido suspendida. El Legislativo se trasladado desde La Paz para debatir la sucesión a la presidencia del país, pero las movilizaciones campesinas e indígenas lo siguieron. Aunque al parecer se había logrado un acuerdo entre las distintas bancadas en el Congreso, los parlamentarios decidieron suspender la reunión debido a la situación de orden público en Sucre.

Constitucionalmente, Hormando Vaca Diez, presidente del Senado, sería el hombre que debería ocupar de forma interina la presidencia. Sin embargo, el MAS (Movimiento al Socialismo), del líder cocalero Evo Morales, se opone al nombramiento de Vaca. Morales afirmó que si Vaca "bajo maniobras políticas, fuera presidente, convoco al pueblo boliviano a dura resistencia para acabar con la mafia política, a resistir desde al campo a la ciudad. No podemos permitir que (sea presidente) un Hormando Vaca Díez con compromisos ante la embajada de Estados Unidos, ante las transnacionales, eso por todos lados tenemos que frenar". Con estas palabras, instó a sus partidarios a endurecer los bloqueos.

La muerte de un minero, identificado como Carlos Coro, a quien fuerzas del Ejército habrían disparado cuando intentaba ingresar a Sucre, despertó la ira de los manifestantes, que se desplazaron cerca de 740 kilómetros desde La Paz para impedir el nombramiento del presidente del Senado. Junto a Coro, estarían heridos Germán Villca y José Alejo Quispe, según datos proporcionados por Fedor Dorado, fiscal de Sucre.

El comandante de las Fuerzas Militares, almirante Luis Aranda, declaró que "se ha llevado a Bolivia a una situación de impredecibles consecuencias que van desde la intervención del estado hasta un proceso de secesión. Y esto no se va a aceptar". Cerca de 1.500 militares se encuentran en Sucre tratando de controlar a los manifestantes.

Luego de su renuncia, Mesa había manifestado su preocupación por la suerte de su país y dijo que temía una guerra civil. El ex mandatario pidió ayuda a la ONU, organismo que respondió enviando al colombiano José Antonio Ocampo, subsecretario de Asuntos Económicos, para evaluar la situación. Mesa también le pidió a Vaca Diez que se hiciera a un lado para evitar la confrontación. Al igual que el ex presidente, muchos sectores sociales se oponen al senador, quien es apoyado por los defensores de la autonomía para el departamento de Santa Cruz, el más rico del país, así como de los partidos tradicionales.

Wikipedia
Wikipedia tiene información enciclopédica sobre Crisis en Bolivia (2005).

Enlaces externos

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame