La bahía de Río de Janeiro no estará limpia para los Juegos Olímpicos de 2016

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro, admitió que las aguas de la bahía de Guanabara no podrán ser limpiadas antes de los Juegos Olímpicos de 2016.
Agência Brasil

10 de junio de 2014

Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro, sede de los Juegos Olímpicos de 2016, reconoció que las aguas de la bahía de Guanabara, la más importante del país en términos económicos y una de las sedes olímpicas, no podrán ser limpiadas antes de los Juegos. Esto significa que las aguas continuarán sucias al momento de realizar las competiciones de vela. "Lamento que no hayamos utilizado los Juegos para limpiar completamente la bahía", declaró Paes.

De acuerdo al Instituto Estatal de Medio Ambiente (INEA), la bahía, la segunda más grande del país, recibe el 10% de la basura no recogida en la ciudad. De esta forma, Brasil no cumplirá su promesa de limpiar al menos el 80% de la bahía. Paes también reconoció que el gobierno será el único responsable de las enfermedades contraídas por los atletas durante los Juegos. Por su parte, Associated Press señala que hasta un 70% de las aguas residuales de Río van directamente a la bahía.

Paes mencionó que las competiciones tendrán lugar en las partes menos contaminadas de la bahía. Competencias que se prevé se realicen en las aguas de la playa Flamengo. El pasado mes de mayo, la "postura oficial sobre la regeneración de Guanabara quedó muy maltrecha" cuando AP publicó una carta de Carlos Francisco Portinho, secretario de Medio Ambiente del Estado de Río, a Aldo Rebelo, ministro de Deportes, en la cual afirmaba que el mejor de los escenarios posibles conllevaba un 50% de reducción de la contaminación. En la candidatura, se prometía limpiar al menos un 80% del lugar.

La Federación Internacional de Vela señaló que realizará análisis de las aguas olímpicas en la búsqueda de proteger a los atletas. Los análisis se realizarán en el transcurso de los dos próximos años. Por otra parte, el INEA ha indicado que 12 playas de la Zona Sur de Río de Janeiro (zona más frecuentada por los turistas), incluida la de Flamengo, son inapropiadas para el baño debido a la pésima calidad del agua.

Las declaraciones de Paes se realizan a semanas de que John Coates, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI) afirmara que los preparativos para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 son "los peores" debido a los graves atrasos. Expertos del organismo olímpico han estimado que las obras presupuestadas tienen entre 10% y 15% de desarrollo. Preocupante situación cuando se compara con el 60% que tenía Londres también a 27 meses de iniciar los Juegos Olímpicos. Por esta situación, surgieron en la prensa internacional rumores sobre un supuesto "plan B" de trasladar la sede de los Juegos a Londres si Río fracasaba en su preparación, rumores que han sido desmentidos por el COI.

Creo que tenemos un problema con la desconfianza. Es un problema de nuestra historia que debemos encarar. Hay mucha desconfianza sobre nuestra capacidad de entregar cosas
— Paes

Paes aseveró que el sobrecosto y los retrasos en la organización de la Copa Mundial de Fútbol de 2014 han provocado un decremento en la confianza hacia Brasil, por lo que espera que Río revierta esta situación. "Creemos de verdad que vamos a llegar a tiempo y a tener unos Juegos maravillosos con un legado maravilloso para la ciudad". Agregó que el actual presupuesto olímpico de 37 500 millones de reales podría crecer un 20% más.

A mediados del mes pasado, The New York Times afirmó que las aguas "son un inmenso basurero en el van a parar colchones, muebles, neumáticos, cadáveres de animales e incluso de personas, todo aderezado con el color marrón de las aguas residuales no tratadas que proceden de la ciudad". Se calcula que la bahía recibe diariamente entre 80 y 100 toneladas de basura. "Nunca he visto nada igual", afirmó el regatista austríaco Nico Delle Karth refiriéndose a la bahía. El deportista aseguró que son las aguas más sucias en las que ha navegado. Por su parte, Lars Grael, reconocido regatista brasileño, declaró que en cuatro ocasiones ha encontrado cadáveres humanos. Grael aboga por cambiar la sede del evento.

Noticias relacionadas

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Compartir en Reddit Compartir en Menéame