Irán sigue reprimiendo las protestas y eleva la tensión con el Reino Unido

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


24 de junio de 2009

Teherán, Irán — El gobierno iraní ha impedido a entre doscientos y un millar de manifestantes, convocados por el ex-primer ministro Mir Husein Musavi contra la reelección del actual presidente Mahmud Ahmadineyad, que pudieran manifestarse frente a la sede del Parlamento en Teherán. Cientos de policías apoyados por milicianos basiyís, armados éstos de porras y barras de hierro, han dispersado a la multitud con gases lacrimógenos, según testimonios de testigos.

Respecto a estas protestas, el Líder Supremo iraní, Alí Jamenei, ha indicado que "Insisto y volveré a insistir en aplicar la ley en este asunto. Ni el gobierno ni la nación se rendirán a la presión a ningún precio", cerrando de esta manera la posibilidad de cualquier entendimiento con los reformistas.

Éstos siguen presionando al régimen iraní. Uno de los más representativos reformistas, el clérigo Husein Alí Montazerí, en arresto domiciliario desde hace diez años en la ciudad santa chií de Qom, ha convocado tres días de luto por las víctimas de la represión gubernamental y ha indicado que "desoír las demandas del pueblo está prohibido por la religión".

El candidato en las pasadas elecciones del 12 de junio, Mehdi Karrubí, ha rechazado los resultados electorales y ha manifestado que el gobierno resultante de los mismos será ilegítimo y ha pedido la anulación de los mismos. Por su parte, la esposa de Musavi, Zahra Rahnavard, ha pedido al gobierno la liberación de los políticos y personas detenidas durante las manifestaciones indicando que no se puede tratar a sus seguidores como "si la ley marcial se hubiese impuesto en las calles".

Entretanto, el Consejo de Guardianes, ha denegado la posibilidad de la anulación de las votaciones, y aunque ha reconocido que en algunas circunscripciones han votado más personas que las registradas para hacerlo, ha comentado que no hay graves irregularidades, por lo que Ahmadineyad podría ser jurado en su cargo a mediados de agosto.

Por otro lado, el gobierno de Irán ha incrementado el nivel de las acusaciones a gobiernos extranjeros, fundamentalmente los del Reino Unido y Estados Unidos, de fomentar un complot con el fin de derrocar el régimen iraní. En este contexto, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, ha confirmado la expulsión de dos diplomáticos británicos y ha insinuado que Irán va a replantearse el nivel de sus relaciones con el Reino Unido.

En respuesta a esta decisión iraní, el gobierno británico de Gordon Brown ha ordenado asimismo la expulsión de su territorio de dos diplomáticos iraníes. El portavoz del gobierno británico se ha defendido de las acusaciones iraníes y ha comentado que la intención de Irán de pretender extender a otros un conflicto interno es "rechazable y sin fundamento".

Asimismo, el ministro iraní de Inteligencia, Gholam Husein Mohseni Ejei, ha anunciado que varios ciudadanos británicos han sido detenidos bajo la acusación de fomentar disturbios en la capital.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Noticias relacionadas

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame