Fallecen tres cascos azules en Sudán del Sur

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

20 de diciembre de 2013

El día de ayer fallecieron asesinados tres cascos azules originarios de la India en un ataque a una base de la misión de la Organización de las Naciones Unidas en Sudán del Sur, declaró Asoke Mukerji, embajador de la India ante la ONU. Alrededor de 40 cascos azules fueron obligados "a abandonar las instalaciones y fueron evacuados a otra región", informó La Voz de Rusia.

Mukerji declaró que los fallecidos fueron “elegidos como objetivo y asesinados”. El ataque fue realizado por jóvenes de la etnia Lou Nuer contra la base de Akobo, refugio de más de 30 civiles de grupos étnicos rivales.

Esta mañana las milicias dispararon y mataron a tres soldados indios en Sudán del Sur

— Asoke Mukerji

Por su parte, Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, llamó “al gobierno y las fuerzas de oposición a respetar los derechos civiles y garantizar su seguridad”, además se mostró “consternado por el ataque”. La agencia AFP informa que “la ONU envió este viernes cuatro helicópteros para evacuar a su personal”.

Además se desplegaron soldados ugandeses en Yuba, capital de Sudán del Sur, luego de que el gobierno solicitara ayuda para asegurar la ciudad, afectada por los constantes enfrentamientos entre facciones del Ejército.

«Al borde del precipicio»

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, ha "instado a poner fin a la violencia, restablecer la calma, y trabajar hacia la reconciliación". En un comunicado aseguró que el conflicto puede acabar con el progreso logrado desde la independencia de Sudán del Sur y afirmó que "la retórica inflamatoria y la violencia selectiva deben cesar"

Todas las partes deben escuchar los sabios consejo de sus vecinos, comprometerse a dialogar y tomar medidas inmediatas para instar a la calma y apoyar la reconciliación

— Obama

El conflicto entre las dos facciones del Ejército ha provocado al menos entre 400 y 500 muertos y 800 heridos. Rebeldes partidarios de Riek Machar, exvicepresidente, tomaron la ciudad de Bor. Por otro lado, Human Rights Watch ha alertado del asesinato de civiles, incluso mujeres y niños, en función de su etnia, informó El País. Los gobiernos occidentales evacúan a sus ciudadanos y al personal de sus embajadas. Salva Kiir, presidente sursudanés, aseveró que está dispuesto a "hablar" con Machar, acusado de un intento de golpe de Estado.

Me sentaré con él y hablaré pero no sé cuál será el resultado de las discusiones [...] quienes hayan cometido asesinatos serán juzgados.

— Kiir

La ubicación de Machar es desconocida, el exvicepresidente negó las acusaciones y culpó a disputas internas en la Guardia Presidencial de la violencia. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navanethem Pillay, mencionó que "el riesgo de conflicto étnico era extremadamente alto". Según Radiotelevisión Española, los enfrentamientos se alejan de Yuba, y la relativa calma ha permitido que el aeropuerto fuera reabierto e incluso que algunas empresas reanudaran sus vuelos a Yuba.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame