Un Brasil polarizado llega a las elecciones presidenciales con Bolsonaro y Haddad a la cabeza

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

5 de octubre de 2018

5 de octubre de 2018

Según la última encuesta de Datafolha, el ultraderechista Jair Bolsonaro lidera la intención de voto con el 35 %.
Fabio Rodrigues Pozzebom/Agência Brasil

Brasil celebrará el próximo domingo 7 de octubre la primera vuelta de sus elecciones presidenciales en medio de un clima de polarización y marcadas por el cansancio de la población para con su clase política. Inicialmente se presentaron trece candidatos a los comicios, sin embargo, las encuestas apuntan al ultraderechista Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, como el mejor posicionado.

El sondeo más reciente publicado por Datafolha le registró un 35 % de intención de voto, seguido de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores y nombrado en sustitución del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, impedido a participar por los procesos judiciales que enfrenta, con 22 %.

De concretarse tales cálculos ninguno de los dos obtendría la mayoría absoluta, el 50 % (más de 73.6 millones de votos) para obtener la victoria y, por tanto, tendrían que enfrentarse en la segunda vuelta el próximo 28 de octubre. Suman 147.3 millones de personas llamadas a sufragar en estos comicios en los que también se eligen diputados, dos tercios de los senadores, gobernadores, representantes regionales y al vicepresidente. Mientras que Bolsonaro lidera las encuestas, adelanta también en el rechazo que produce. El mismo sondeo de Datafolha arroja un 45 % de personas que afirman nunca votarían por él; Haddad suma 40 % de rechazo.

El izquierdista Fernando Haddad llega a los comicios con un 22 % de intención de voto.
Sérgio Silva/Partido dos Trabalhadores

Bolsonaro, general retirado y diputado federal desde 1991, elaboró su estrategia de campaña a partir del rechazo que la corrupción y el expresidente Lula producen en parte de la población. El ultraderechista ha defendido la dictadura militar de su país, que gobernó entre 1964 y 1985. Ha prometido aumentar el castigo a homicidas y narcotraficantes, dotar de más poder a la policía, retirar a Brasil del Acuerdo de París y de la Organización de las Naciones Unidas. También se muestra a favor de que la población posea y porte armas de fuego y rechaza los programas de inclusión de género, el aborto y las cuotas universitarias que favorecen a poblaciones de pobres, negros e indígenas.

Algunas de sus declaraciones han sido criticadas, como en 2017 cuando afirmó que los negros "no sirven ni para procrear". El pasado 6 de septiembre recibió una puñalada en el abdomen durante un mitin en Juiz de Fora. El día que salió del hospital, las mujeres brasileñas impulsaron múltiples manifestaciones en su contra en el marco de la campaña #EleNão (#ÉlNo), un movimiento gestado en redes sociales que agrupa a varios colectivos de electoras. Por su parte, Haddad, ministro de Educación durante la administración de Lula y exalcalde de São Paulo, se ha mostrado partidario de continuar con el legado del exmandatario.

No obstante, ha asegurado que no le indultaría. En este sentido, mientras que no ha logrado aglutinar la totalidad del apoyo a Lula, sí recoge buena parte del descontento de la población con su partido y el exmandatario por los escándalos de corrupción. La Operación Autolavado, iniciada en 2014, ha afectado especialmente al PT, aunque el candidato Haddad se ha mostrado como un político "limpio". Sin embargo, aunque lo ha negado, fue acusado por la Fiscalía de São Paulo de recibir 570 mil euros de una constructora en 2012 a cambio de contratos. Tambiénn se ha mostrado a favor de reforzar las políticas de control de armas y las de diversidad e integración, así como apoyar instrumentos de protección de los derechos humanos.

Último debate

El último debate televisivo incluyó críticas a Bolsonaro por su ausencia, pero también a Haddad. Su rival Alvaro Dias apuntó que "En la competición de las mentiras y de la corrupción, el PT gana medalla de oro", haciendo referencia al nombramiento de Haddad en sustitución de Lula. La candidata ecologista Marina Silva consideró que, de continuar "ese ambiente de miedo" a Bolsonaro y Haddad, "Brasil vivirá los próximos cuatro años una situación de completa inestabilidad económica, política y social". A diferencia de los encuentros previos, Haddad se mostró más agresivo y fue más crítico con Bolsonaro y algunas de sus propuestas. Además se desmarcó de las acusaciones de corrupción que pesan sobre su partido: "Yo tengo ética, historia, una vida pública sin ningún reparo. No existe nada en mi vida que no sea producir el bien".

OOjs UI icon newspaper-ltr-progressive.svg
Comentar
¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame
  • Compartir
  • Circle-icons-mail.svg
  • Facebook f logo (2019).svg
  • Twitter Logo.png
  • Compartir en LinkedIn
  • Digg icon.png
  • Newsvine.svg
  • Compartir en Reddit
  • Meneame favicon.png