Más de 70 muertos deja explosión de toma clandestina en oleoducto del centro de México

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

19 de enero de 2019
La explosión de una toma ilegal en un oleoducto en el municipio de Tlahuelilpan (Estado de Hidalgo) dejó 71 muertos y 75 heridos, según informaron autoridades federales y estatales. En torno a las 17:00 hora local del viernes ocurrió el desastre, cuando un grupo de pobladores tomaba combustible del ducto Tuxpan-Tula de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Dos horas antes, autoridades recibieron información sobre la toma clandestina.

En conferencia de prensa la mañana de este sábado, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval informó que fueron desplegados veinticinco efectivos del Ejército en el lugar. No obstante, según información oficial, "al aumentar la presión del ducto, el brote de combustible creció considerablemente" por lo que los pobladores acudieron con recipientes para tomar el combustible. Con el fin de evitar un enfrentamiento, "los militares se replegaron". Poco tiempo después ocurrió la explosión en la toma del ducto, que Pemex había cerrado alrededor de las 18:00 al detectar una baja en los niveles de presión.

Por la tarde de este 19 de enero, el mandatario estatal, Omar Fayad, informó sobre el hallazgo de cuatro cuerpos tras las acciones de desazolve del canal, con lo que cifra oficial de víctimas mortales ascendió a 75. Los más de 70 heridos fueron trasladados a diversos hospitales del Hidalgo, el Estado de México y la Ciudad de México. Las quemaduras que presentan son de segundo y tercer grado, algunos en estado grave con daño en hasta el 90 por cierto de la superficie corporal.

En la rueda de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que lo ocurrido fue "una tragedia que nos duele mucho. Estamos aquí para brindar todo el apoyo, el auxilio a los pobladores, a los afectados, a las víctimas". La petrolera paraestatal señala que la toma clandestina fue instalada para robar el combustible, práctica que en México se denomina "huachicoleo". En semanas pasadas, López Obrador había presentado su ofensiva contra el robo de hidrocarburos y exhortó en múltiples ocasiones a la población a no ser cómplices y no arriesgarse por esta actividad.

Juan Pedro Cruz, alcalde del municipio donde ocurrió del desastre, informó que eran unas 200 personas las que tomaban el combustible derramado. Las fuerzas militares y policías trasladados a la zona trataron sin éxito de dispersar a la población y acordonar el lugar. El gobernador Fayad aseguró que eran "hordas de personas que, por llevarse una cubeta de hidrocarburo, pueden perder la vida". Por su parte, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dio a conocer que el incendio se extinguió completamente hasta las 23:50 hora local. De acuerdo con BBC Mundo, la de Tlahuelilpan es la peor tragedia relacionada con el robo de combustible en la historia del país norteamericano.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Este artículo contiene información al viajero
Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Compartir en Reddit Compartir en Menéame