Investigadores chinos logran que nazcan crías a partir de parejas de ratones del mismo sexo

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ciencia y tecnología
Ciencia y tecnología
Más sobre ciencia y tecnología
El-Wikinews-logo.svg

13 de octubre de 2018

Por primera vez, se logró que nacieran crías a partir de parejas de ratones del mismo sexo usando células madre y manipulación genética. En la imagen: un ratón de laboratorio no relacionado con el estudio.
Rama/Wikimedia Commons

En un estudio publicado este jueves (11 de octubre) en la revista Cell Stem Cell, un grupo de investigadores chinos reportaron haber logrado que parejas de ratones del mismo sexo tuvieran crías por medio de técnicas que involucraron células madre e ingeniería genética. Los científicos de la Academia China de las Ciencias lograron que dos hembras dieran a luz a 29 crías, sanas y con capacidad normal de reproducirse. Por el contrario, las crías de parejas macho lograron sobrevivir únicamente un par de días.

En el estudio se llevó a cabo un proceso complicado de manipulación genética que involucró la eliminación de anormalidades producidas en la reproducción de parejas del mismo sexo. Los investigadores trataron de explicar porqué para los mamíferos la reproducción únicamente es posible en procesos que involucren parejas macho-hembra, a diferencia de reptiles, anfibios y peces, en los que algunas hembras logran reproducirse solas, la partenogénesis.

El investigador Qi Zhou, uno de los coautores del estudio, detalló que el grupo de científicos se interesó en la razón por la que los mamíferos "solamente pueden experimentar la reproducción sexual". "Hemos hechos hallazgos anteriormente al combinar reproducción y regeneración, por lo que tratamos de averiguar si se podrían producir ratones más normales con dos progenitoras hembras, o incluso con dos machos, a partir de células madre embrionarias haploides con deleción de genes", aclaró.

La reproducción en parejas del mismo sexo en mamíferos se ve obstaculizada principalmente por el fenómeno conocido como impronta genética. En el caso de los mamíferos, las crías heredan normalmente dos conjuntos de genes provenientes del padre y la madre. La Vanguardia explica que el proceso de la impronta implica que solamente se activen, para una serie de genes, las copias que proceden de la madre o el padre. Por tanto, la otra copia se encuentra "apagada" al transmitirse.

Si ese "apagado" no ocurre correctamente, como puede suceder al combinar material genético de dos parejas del mismo sexo, la descendencia podría sufrir anomalías o morir. Para el estudio de parejas "bimaternas", los investigadores tomaron un óvulo de una hembra y una célula madre embrionaria haploide de la otra. Según explicó otros de los coautores, Baoyang Hu, este tipo de célula es similar a las "células germinales originales, las precursoras de los óvulos y los espermatozoides".

Por medio de la herramienta CRISPR-Cas9, eliminaron la impronta materna de tres regiones de ADN para tratar de emular el proceso de "apagado" que ocurriría en una reproducción sexual normal. Al combinar ambos materiales genéticos (inyección de las células madre en un óvulo no fecundado), se logró obtener 29 crías sanas a partir de 210 embriones, que sobrevivieron hasta la edad adulta y se reprodujeron normalmente. Para los ratones producidos por medio de parejas macho, se usó un espermatozoide, una célula madre embrionaria haploide de macho y un óvulo sin núcleo (y por tanto, sin información genética). No obstante, lograron sobrevivir a penas 48 horas. De acuerdo con El País, los científicos tratarán de investigar qué sucedió.

La coautora Wei Li detalló que gracias a la investigación "observamos que los defectos en los ratones de dos madres puede eliminarse y que las barreras en la reproducción de dos machos en mamíferos también pueden cruzarse". La Vanguardia aclara que no hay intenciones de usar la técnica en humanos. En este sentido, Li indicó que "todavía existen obstáculos para el uso de estos métodos en otros mamíferos, incluida la necesidad de identificar genes improntados problemáticos que son exclusivos de cada especie". Por su parte, Christophe Galichet, del Instituto Francis Crick, consideró que con el estudio se dio "un paso extremadamente importante para que podamos entender por qué los mamíferos solo se reproducen sexualmente". No obstante, descartó generar "un bebé humano así".

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame