Crisis en Senado de Puerto Rico

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bandera de Puerto Rico
Puerto Rico
Ubicación de Puerto Rico
Otras noticias de Puerto Rico
El-Wikinews-logo.svg

30 de mayo de 2005

San Juan Bautista, Puerto Rico — Finalmente, con un receso este lunes se pusieron en pausa los enfrentamientos por el control de la Presidencia del Senado de Puerto Rico. La tensa calma reina en la Casa de las Leyes del País. La disputa inició desde antes de enero de este año.

Antecedentes

El 2 de noviembre de 2004, acaecieron las elecciones generales de Puerto Rico, donde se enfrentaba el ex gobernador Pedro Rosselló, por parte del Partido Nuevo Progresista (PNP), contra Aníbal Acevedo Vilá, del Partido Popular Democrático (PPD). Gana el último, tras un recuento, con ventaja de 3,500 votos. Por su parte, la Asamblea Legislativa en Cámara de Representantes y Senado fue ganada por el PNP. El 4 de noviembre, los senadores eligieron como Presidente del Senado a Kenneth McClintock, con el entonces respaldo de Rosselló, que aún a esas alturas estaba confiado en ganar, mediante la intervención de las cortes federales, en las cuales impugnó 5,000 votos conocidos como "pivazos", votos con una marca bajo el Partido Independentista y dos bajo los dos candidatos del PPD.

En diciembre, tras una decisión del Circuito Apelativo de Boston de rechazar el caso traído por Rosselló, se certificó finalmente como ganador al PPD en la rama ejecutiva. Desde ese momento, el ex gobernador empezó a buscar algún puesto de gobierno, en especial en el Senado. Finalmente, el senador electo del Distrito de Arecibo, Victor David Loubriel, renunció por razones sospechosas, aludiéndosele por el Directorio del PNP como "patriota" --aunque otros senadores denunciaron haber recibido ofertas de líderes PNP por hasta $300,000. Rosselló se convirtió en Senador y desde entonces empezó la lucha para llegar al poder de la Presidencia del Senado, perteneciente a Kenneth McClintock.

Entre enero y mayo de 2005, una serie de eventos disparatados y repentinos sucedieron. Para ser Presidente del Senado, Rosselló necesita el apoyo de al menos 14 senadores para cambiar el reglamento actual, que solo permite que se remueva a un Presidente por voto unánime. En estos cinco meses, Rosselló ha ido obteniendo más senadores del PNP -que son 17 de un total de 28- hasta hoy día tener 10 senadores a su favor. En este proceso, el PNP, el partido que busca la anexión de la isla como el 51º estado de la Unión Estadounidense, se ha ido desquebrajando severamente, hasta el punto de que muchos piden la salida inmediata de Rosselló de la isla, mientras otros afirman que las elecciones le fueron robadas y por tanto tiene derecho de gobernar desde la Legislatura si así lo desea.

Crisis actual

Los últimos sucesos de relevancia han sido del jueves, cuando la senadora novoprogresista Norma Burgos tildó de traidores al Presidente del Senado y sus senadores allegados que votaron por cambiar una sección del reglamento con el partido contrario. Esto fue para que el portavoz de la mayoría, Jorge de Castro Font, mantuviera unos puestos anteriormente atados al suyo. De Castro Font fue expulsado del PNP a causa de expresiones críticas hacia Rosselló, que hiciera ante los medios de comunicación la semana anterior.

Mañana martes reinicia la sesión legislativa, en lo que se espera sea una jornada de caos, como lo han sido casi todas desde hace dos semanas. Y hoy se hacen denuncias de posibles "golpes" de estado en el cuerpo legislativo, pues la pugna por la presidencia del Senado ha comenzado a generar una aparente duplicidad de funciones que en el bando de Kenneth McClintock podría desembocar en un choque por el liderato del cuerpo legislativo en la sesión de mañana.

"El bando de Rosselló tratará de dar un golpe de estado", adelantó el vicepresidente del Senado, Orlando Parga, sobre lo que esperan que ocurra este martes. "Dentro de todo eso hay que seguir cumpliendo con la agenda legislativa, la consideración del presupuesto, la confirmación de los nombramientos y el calendario de medidas que hay que aprobar, porque el país tiene que seguir funcionando", añadió.

El senador Jorge de Castro Font dijo que tiene conocimiento que la senadora Margarita Nolasco ha comenzado a hacer labores que le corresponden a él como portavoz de la mayoría y presidente de la Comisión de Reglas y Calendarios del Senado, la cual determina la agenda legislativa del cuerpo y mantiene el control del hemiciclo.

Los encontronazos por el puesto comenzaron el jueves pasado cuando el senador José Garriga Picó entregó una carta a McClintock, firmada por 10 de los 17 senadores del PNP. En el documento, redactado por iniciativa de Pedro Rosselló, se le pedía la destitución de De Castro Font de la portavocía. Durante el jueves en la noche, en una reunión especial convocada por Rosselló, se seleccionó a Nolasco como portavoz interina.

En tanto, el país mira atónito, sin ninguna alternativa casi real, preguntándose si fue ésto por lo que votó.

Referencias

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame