Anuncio de cumbres y rescate de instituciones financieras, ingredientes para una crisis económica que no cede

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bush, Sarkozy y Barroso anunciaron que se sostendrían varias cumbres para tratar la crisis.

19 de octubre de 2008

Ámsterdam, Países Bajos — Europeos y norteamericanos decidieron que se celebrarían varias cumbres en respuesta a la actual crisis financiera global, la mayor crisis económica desde el crack del 29, al paso de que esta última reclamaba una víctima más a su lista.

El presidente norteamericano, George W. Bush, se había reunido el sábado con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, y con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso. En la reunión, los tres líderes anunciaron que se celebrarían cumbres entre naciones para "responder a las dificultades de la economía mundial".

"Poco después de las elecciones presidenciales" del 4 de noviembre será cuando se celebre la primera reunión, que posiblemente tenga lugar en Nueva York, puesto que Ban Ki-moon, el Secretario General de la ONU, ofreció la sede de su organización para acogerla.

La última víctima de la crisis resultó ser el grupo financiero holandés ING, que debió ser parcialmente nacionalizado por el gobierno de los Países Bajos a través de una inyección de 10.000 millones de euros de capital a la entidad.

ING debió ser parcialmente nacionalizado.

El viernes, ING había sufrido una fuerte caída en la bolsa holandesa, cuando sus títulos se desplomaron un 27%.

El acuerdo fue anunciado en rueda de prensa, con la presencia del primer ministro, del ministro de Finanzas, Wouter Bos, el director del Banco Central de los Países Bajos y el director ejecutivo del grupo financiero, Michel Tilmant.

La entidad, que el viernes señaló que los rumores sobre sus crisis eran infundados, había solicitado sin embargo del gobierno holandés 20.000 millones de euros. Aún ayer, el directivo del banco, Financiele Dagblad, declaraba que "no necesitamos reparar ningún agujero".

Ese mismo día ING desmintió que estuviera en problemas de solvencia, en un intento por tranquilizar a sus empleados, aclarando que una hipotética inyección de capital beneficiaría a la empresa y sus clientes, aunque se debía actuar con cautela para no promover el pánico entre los accionistas.

El valor bursátil del banco se ha visto reducido en un 73% en lo que va año. El periódico holandés, Het Financiele Dagblad, señalaba ayer que el índice de solvencia de ING era de un 8,5%, y necesitaría una inyección de 12.000 millones de euros.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Noticias relacionadas

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame