Un estudio asegura que Saturno podría perder sus anillos en menos de 300 millones de años

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

19 de diciembre de 2018

Fotos de Saturno tomadas por Cassini durante su misión extendida del equinoccio en julio de 2008.
NASA/JPL/Space Science Institute

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Icarus, los anillos de Saturno se disuelven más rápido de lo esperado y podrían desaparecer completamente en un periodo de entre 100 y 300 millones de años.

Según la investigación, liderada por James O'Donoghe de la Universidad de Leicester, los anillos de Saturno, compuestos principalmente de hielo de agua, se ven afectados por la gravedad y el campo magnético del planeta. Tales circunstancias producen un fenómeno denominado "lluvia de anillos". La Vanguardia señala que la lluvia de polvo de estas bandas es tan abundante, que los investigadores prevén que Saturno pierda su sistema anular.

No obstante, no hay un acuerdo sobre el tiempo exacto en que tardarían en desaparecer. Empleando las mediciones de la sonda Cassini, los científicos han afirmado que su desaparición podría ocurrir en 100 millones de años. Por otra parte, tampoco se ha determinado completamente si el planeta nació con sus anillos o los adquirió posteriormente. En el primer escenario, el sistema anular se formó hace unos 4400 millones de años; en el segundo casi, habrían surgido aproximadamente hace unos 100 millones de años, quizá por la colisión de lunas.

"Según nuestras estimaciones, esta lluvia de anillos vacía una cantidad de agua capaz de llenar una piscina olímpica en tan solo media hora", explicó O'Donoghe y añadió que tenemos "suerte de estar cerca para ver el sistema de anillos de Saturno, que parece encontrarse en mitad de su vida". "Sin embargo, si los anillos son temporales, tal vez no vimos los gigantescos sistemas de anillos de Júpiter, Urano y Neptuno, que hoy en día solo tienen rizos delgados", aseveró.

Hipertextual indica que, según la teoría de O'Donoghe, las partículas de hielo que forman los anillos son arrastradas por la gravedad del planeta, formando una lluvia polvorienta que podría tardar 300 millones de años en acabar con ellos. Sin embargo, Tom Stallard, también de la Universidad de Leicester y coautor del estudio, es más pesimista y considera que el proceso podría ser más rápido y tardar únicamente 100 millones de años.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame