Polémica por posible creación del partido uribista en Colombia

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Bogotá, Colombia
11 de mayo de 2005

11 de mayo de 2005
Bogotá, Colombia
Una verdadera tormenta política se ha desatado desde el pasado fin de semana, cuando sectores políticos cercanos al presidente Álvaro Uribe Vélez hicieron públicas las intenciones del mandatario colombiano de crear un partido con miras a las elecciones legislativas y presidenciales de 2006. En la actualidad, la ley que reformaría la Constitución para permitir la reelección presidencial inmediata, aprobada por el Congreso en diciembre pasado, pasa por el examen de la Corte Constitucional, cuyo fallo se espera para mediados del año. Con el 70% de popularidad según algunas encuestas, Uribe tendría prácticamente asegurada la reelección, pues además no existe por el momento ningún candidato que le haga contrapeso.

Uribe tendría esta semana un encuentro con el grupo de parlamentarios que lo apoya, con el fin de crear un partido que tenga como objetivo preservar y continuar con su programa político. El movimiento sería la mayor disidencia del Partido Liberal de Colombia. Un asesor del gobierno declaró que "la creación del partido uribista tiene como propósito prolongar en el tiempo las banderas del actual Presidente e, inclusive, es una especie de seguro en caso de que la Corte Suprema de Justicia rechace una reciente ley aprobada por el Congreso que autoriza la reelección", mientras que Juan Manuel Santos, ex ministro y autor de la iniciativa afirmó que "el presidente Uribe encarna una serie de ideales de mediano y largo plazos y lo mejor es concretarlos y cristalizarlos alrededor de un proyecto político. El país no puede perder la posibilidad de seguir contando con este presidente".

Uribe es apoyado principalmente por un sector disidente del liberalismo y el sector oficial del conservatismo, mientras que la oposición la ejerce el sector oficial del liberalismo, de tendencia centro-izquierdista, y el Polo Democrático Independiente, de izquierda, partido que posee en la actualidad la alcaldía de Bogotá, que ejerce Luis Eduardo Garzón. De hecho, Uribe llegó a la presidencia en 2002 sin el apoyo de su antiguo partido. En este momento, el uribismo se encuentra disperso en varios movimientos, como Cambio Radical, Colombia Democrática, Colombia Viva y Nuevo Partido, entre otros.

La oposición ha pedido garantías en caso de que la reelección se apruebe y exige que sea el Estado el que financie la campaña de todos los candidatos, incluido Uribe.

Además del liberal Alfonso Gómez Méndez, se encuentra en la baraja de candidatos y precandidatos el conservador Álvaro Leyva Durán, mientras que el Polo Democrático Independiente definirá su candidato en el congreso del partido, que se celebrará a comienzos de junio. Samuel Moreno Rojas, nieto del ex presidente Gustavo Rojas Pinilla; Antonio Navarro, ex militante de la guerrilla del M-19, desmovilizada a finales de los 80; y Guillermo Alfonso Jaramillo, ex gobernador del departamento del Tolima, son los opcionados por el movimiento de izquierda.

Reacciones

El presidente del Partido Liberal, Juan Fernando Cristo, declaró a Caracol Televisión: "Sería bueno saber qué opina el Procurador General (encargado de vigilar que los funcionarios públicos no intervengan en política) de reuniones en Palacio para organizar partidos políticos en Colombia. Crece la audiencia en Palacio; Uribe cita a los congresistas, no para hablar de los problemas del país, sino para organizar reelecciones y organizar listas de candidatos al Congreso. Si eso no es intervención del presidente en política, sinceramente no sé qué es".

Por su parte, el ex Fiscal General Alfonso Gómez Méndez, liberal que ya hizo públicas sus aspiraciones presidenciales, dijo que "estas son calenturas que de pronto no tienen mucho éxito. Esta disidencia estará basada en razones burocráticas y no programáticas y ello los llevará al fracaso". La embajadora de Colombia en España y ex candidata presidencial Noemí Sanín, habría comentado en una comida con el ex presidente César Gaviria que "se haga o no se haga partido, participe yo en él o no participe, estaré al lado del presidente Uribe, porque el país necesita otros cuatro años de seguridad democrática". Según el diario colombiano El Tiempo (propiedad de la familia del actual vicepresidente), Sanín relanzó la idea de la reelección de Uribe el año anterior.

Horacio Serpa, contendor de Uribe en las elecciones de 2002 y líder natural del liberalismo oficialista, declaró en un comunicado que "la criatura cuenta con padre conocido y el padrinazgo de la cuestionada clase política parlamentaria, incluso de los voceros de los paramilitares en trance de desmovilización, y del Partido Conservador. Su nacimiento tiene felices a quienes sueñan con perpetuarse en el poder, pero mantiene en pie de lucha a los que defienden la Constitución y la vigencia de la democracia y los derechos humanos". Existe una polémica acerca de los supuestos vínculos entre los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia y Uribe, quien sostiene un proceso de paz con uno de los sectores de ese movimiento armado. A comienzos de abril, el ex presidente liberal Alfonso López Michelsen propuso una campaña antirreeleccionista y denunció que probablemente los paramilitares presionen, especialmente a los habitantes de zonas rurales, para votar por Uribe y sus partidarios. Hasta se acusa a ciudadanos de Estados Unidos de apoyar indirectamente a los paramilitares, gracias a hechos como la reciente detención de dos soldados norteamericanos que negociaban clandestinamente armas originalmente donadas por el gobierno estadounidense para el Plan Colombia.

En declaraciones al semanario El Espectador, el ministro del Interior y Justicia Sabas Pretelt de la Vega dijo que "eso del Partido Uribista es un cuentazo. El Gobierno solo está escuchando cómo se están organizando algunos congresistas para sacar adelante la legislatura y cómo piensan salir adelante en el mediano y largo plazo", afirmación con la que pretende 'bajarle el tono' a la discusión, y negó la participación del mandatario en política: "Si el Presidente decide participar en la campaña electoral, tendrá que hacerlo de acuerdo a lo que estipule la Ley estatutaria y nuestra propuesta es que sea cuatro meses antes de las elecciones".

La nueva ley electoral

Durante esta semana se debate en el Congreso la reforma al Código Electoral, que pretende hacer algunos cambios a las elecciones. Entre otras modificaciones, se ampliaría en una hora la jornada electoral -que sería ahora de 07:00 a 16:00-. La ley ha tenido un debate difícil, debido al simultáneo debate en torno a la ley de garantías por parte de la oposición para que el presidente y los demás candidatos que se presenten se aproximen a la igualdad de condiciones durante la época electoral. De hecho, este martes se suspendió el debate pues no iba a ser transmitido por televisión, ya que las cámaras se encontraban operando en otro salón del Congreso. Los opositores de Uribe han hecho referencia a la que consideran excesiva aparición en los medios: todos los fines de semana, Uribe realiza los llamados consejos comunales, transmitidos generalmente los sábados por uno de los dos canales públicos, y que suelen durar seis horas o más. Los detractores del mandatario afirman que dichos consejos comunales son utilizados por Uribe para "hacer campaña" con anterioridad a las elecciones.

Las próximas elecciones legislativas serán en marzo de 2006, mientras que la primera vuelta de las presidenciales será en mayo del próximo año. Si ningún candidato logra la mayoría absoluta, la segunda vuelta se realizaría en junio.

Ver también

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame
  • Compartir
  • Circle-icons-mail.svg
  • Facebook f logo (2019).svg
  • Twitter Logo.png
  • Compartir en LinkedIn
  • Digg icon.png
  • Newsvine.svg
  • Compartir en Reddit
  • Meneame favicon.png