Obama & McCain: la hora de la verdad

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Saltar a: navegación, buscar
Bandera de Estados Unidos
Estados Unidos
Ubicación de Estados Unidos
Otras noticias de Estados Unidos
El-Wikinews-logo.svg
Lugar de votación en Utah.

4 de noviembre de 2008

Washington, Estados Unidos — La carrera para la Presidencia de Estados Unidos llega hoy a las votaciones. El candidato demócrata Barack Obama, terminó su campaña en Virginia, entre el dolor por el fallecimiento ayer de su abuela materna, enferma de cáncer, Madelyn Dunham, a la que Obama fue a visitar días atrás a su residencia en Hawai por su delicado estado de salud.

El candidato republicano John McCain, por su parte, cerró en Prescott, Arizona.

Los candidatos finalizaron sus respectivas actividades en un maratónico recorrido que los llevó por los estados indecisos, considerados claves para colocar a uno de los dos en la Casa Blanca.

McCain se enfocó generalmente en estados ganados por el presidente republicano George W. Bush hace cuatro años, pero también hizo una escala en Pennsylvania, estado ganado por John Kerry en 2004.

El senador Obama prefirió estar más relajado en su último día de campaña. Al igual que McCain, inició actividades en Florida, pero a diferencia del candidato republicano, Barack se estacionó en Jacksonville.

Con la visita de Obama a Virginia, y de McCain a Arizona, se dio por finalizada la campaña más larga y cara de la historia, con un costo que ronda los 2.400 millones de dólares.

Últimas encuestas mantienen clara ventaja de Obama

Barack Obama llevaba ayer una ventaja del 53 por ciento de los votos frente al 42 por ciento del candidato republicano John McCain, según Gallup. La encuesta fue hecha del 31 de octubre al 2 de noviembre.

Cuando se toman en cuenta los votantes indecisos proporcionalmente por cada candidato, Obama tiene el 55 por ciento de los votos y McCain el 44 por ciento.

Barack Obama
John McCain

Por su parte, el Pew Research Center señaló que un 49 por ciento de los votantes registrados que probablemente acudan a las urnas apoyan o se inclinan hacia Obama, y un 42 por ciento hacia McCain. La encuesta pre-electoral fue hecha a 2.587 probables votantes del 29 de octubre al primero de noviembre.

Los votantes probables no sólo son aquellos que están registrados para votar, sino que son los que más probablemente irán a las urnas. La mayoría de las encuestas en Estados Unidos distinguen entre los estadounidenses registrados para votar y los que probablemente acudirán a las urnas.

Entre los estadounidenses registrados para votar, Obama lleva la delantera con un 50 por ciento de los votos frente al 39 por ciento para McCain.

Pero cuando se miden aquellos que probablemente irán a las urnas, la diferencia entre ambos candidatos es de 7 puntos porcentuales.

"Los votantes probables se miden con una complicada escala que mide el comportamiento pasado de los votantes, el interés por esta elección y otros factores", señala Carroll Doherty, director asociado del Pew Research Center.

"Cuando se toman esos factores en cuenta, los republicanos ganan algunos puntos porcentuales. Típicamente, los republicanos ganan puntos porcentuales a medida que se acercan las elecciones porque ellos tienden a ir a las urnas, pero en esta elección esto no fue así hasta ahora. A McCain no le estaba yendo tan bien entre los votantes probables y ahora mejoró", dijo Doherty.

Sin embargo, Doherty dijo que aunque McCain ganó algunos puntos entre los votantes probables, Obama aún mantiene un margen significativo.

"Siempre ha habido un entusiasmo muy grande por Obama entre aquellos que lo apoyan, y eso se ve reflejado en esta encuesta ya que él no tuvo ningún déficit cuando se miden a los votantes probables. No es que aquellos que lo apoyan sean menos entusiastas, es que el apoyo por McCain mejoró un poquito y le dio un poco más de margen entre aquellos que probablemente irán a las urnas a votar por él, pero Obama aún lleva una ventaja importante", dijo Doherty.

Entre los votantes probables, un 36 por ciento apoyan a Obama “con entusiasmo” y un 13 por ciento lo apoyan “moderadamente”. En el caso de McCain, un 24 por ciento lo apoyan “con entusiasmo” y un 18 por ciento lo apoyan “moderadamente”, según la encuesta.

Las elecciones desde el resto del mundo

China vive con indeferencia la elección, pero aquellos que muestran más interés se decantan por Obama. El gobierno chino, aunque guarda silencio, se decantaría más por McCain, preocupados por el interés demócrata en los derechos humanos. En Cuba se apuesta por Obama como vencedor. El ciudadano medio lo apoya; también la disidencia que quiere el final del bloqueo estadounidense y lo que denominan el fin de la "coartada para seguir restringiendo las libertades" en Cuba. El gobierno de India se inclina por McCain para garantizarse que se ratifica el acuerdo nuclear firmado entre ambos países. En Irán, la posición oficial es de indiferencia, aunque se resalta que cualquier candidato será bueno con tal de superar la etapa de George W. Bush, en especial Obama. En Sudamérica y Europa los ciudadanos se decantan de forma mayoritaria por Obama.

Así es el sistema electoral

Electores por Estados.

El Presidente de Estados Unidos es elegido de forma indirecta por los ciudadanos con derecho a voto y registrados, mediante sufragio universal libre y secreto. Los votantes se agrupan por Estados, que constituye cada uno de ellos la circunscripción electoral. Cada Estado tiene derecho a un número determinado de "electores" (delegados o representantes) según la cantidad de diputados que ese Estado tenga en el Congreso. Son estos electores quienes son elegidos en las urnas por los ciudadanos hoy. Tras las votaciones, aquellos eligen al Presidente. Hay un total de 538 electores por elegir. El candidato presidencial ganador es el que se lleva la mayoría de los votos electorales: 270 al menos.

Los Estados más poblados tienen más diputados que los menos poblados, ya que son elegidos por representación popular. Por ende, los Estados más poblados tendrán más electores. A su vez, todos los Estados tienen dos senadores en el Congreso, por lo cual cada estado tiene asegurado dos electores.

Por ejemplo, California tiene 55 votos electorales: 53 electores por la cantidad de diputados que ese estado tiene y dos electores por los senadores. Texas tiene 34 votos electorales, porque tiene 32 diputados y dos senadores.

Carolina del Sur, que es un Estado menos poblado, tiene ocho votos electorales, seis por los diputados y dos por los senadores.

En la carrera por la presidencia, el candidato demócrata o republicano tiene que pelear por ganar la mayoría de los votos en cada Estado, y no por el voto nacional popular (aunque, por lo general, el ganador tiene la mayoría del voto popular). El candidato que gane la mayoría en un Estado se lleva todos los votos electorales que ese Estado tenga.

Los Estados de Maine y Nebraska son los únicos estados que reparten los electores en proporción a la cantidad de votos correspondientes a distritos congresionales que cada candidato obtiene, más otros dos por el estado en su totalidad.

Técnicamente, los representantes elegidos hoy están comprometidos a votar por el candidato que ganó en su Estado, pero podrían cambiar su voto si así lo quisieran, aunque históricamente son contados los casos en los que un representante votó por otro candidato, y hay Estados que establecen penalidades si alguno decide ir contra la norma.

Se espera la mayor participación de la historia

Ayer aún quedaban un 5 por ciento de votantes indecisos. Pero se espera que un número récord de personas acudan a las urnas. El nivel de participación de los estadounidenses será histórico, según los expertos.

Colas para votar anticipadamente el 1 de noviembre en uno de los colegios electorales de Ohio.

El porcentaje de estadounidenses que se registraron para votar en estas elecciones subió un 2,5 por ciento, pero alcanzó su nivel más alto desde que las mujeres obtuvieron el derecho a votar en 1920, según un informe del Centro para el Estudio del Electorado Americano de American University, en Washington D.C.

Hay un número estimado de 153 millones de ciudadanos registrados para votar. Ese número representa el 73,5 por ciento de la población elegible para votar, según el informe publicado el 2 de noviembre.

El porcentaje es superior al récord establecido en 1964, donde el 72,1 por ciento de los estadounidenses se registraron para votar.

Curtis Gans, director del centro, dijo que estas cifras indican la posibilidad de que unos 135 millones de ciudadanos vayan a las urnas, o un 64.8 por ciento de los estadounidenses elegibles para votar.

“Será el nivel más alto desde 1960, cuando el 67 por ciento de los elegibles votaron y se alcanzó el nivel más alto de votación desde que a las mujeres se les dio el derecho a votar en 1920”, dijo Gans.

Subieron en 3 millones los votantes que se registraron como demócratas, y bajaron 1,5 millones los que se registraron como republicanos, según el informe. También hubo una subida de 607.000 votantes que se registraron sin afiliación partidaria.

Los Estados donde hubo un aumento significativo de votantes registrados como demócratas fueron Nevada, Pensilvania, Colorado y Arizona.

“De mayor preocupación para los republicanos es el hecho de que el número de votantes que se registraron como republicanos bajó en los estados cruciales de Colorado, Florida y Pensilvania. Sin embargo, tuvieron un nivel récord en Nevada”, de acuerdo al informe

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame