Los refugiados ruandeses en Burundi son repatriados a la fuerza según informe de la ONU

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

16 de junio de 2005

Ruanda / Burundi — El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) informa que miles de refugiados ruandeses, que huyeron hacia la vecina Burundi durante los últimos meses, han sido forzados a regresar a su país. Camiones llenos de gente han sido vistos saliendo de los campamentos, mientras algunas personas se han roto alguno de sus miembros luego de, presuntamente, saltar de los vehículos en movimientos para evitar volver a Ruanda.

Según un comunicado de prensa, al ACNUR se le negó el acceso al centro de tránsito de Songore, al norte de Burundi, lo que dificulta la verificación. El campamento cobijaba a cerca de 6000 refugiados hasta la semana pasada. Los gobiernos de ambos países tuvieron encuentros el fin de semana anterior y declararon en un comunicado conjunto que no se trataba de refugiados sino de "inmigrantes ilegales".

"Nada justifica la presencia de estas personas en Burundi. Ruanda está en paz y no hay persecuciones", afirmó Jean Marie Ngendahayo, ministro del Interior de Burundi. Esta declaración ha sido criticada por el ACNUR, que afirma que sería ilegal regresar a dichas personas sin primero evaluar sus pedidos de asilo. Amnistía Internacional también afirmó que las acciones tomadas por Burundi son contrarias a la ley internacional.

"El uso de amenazas verbales o físicas para inducir a la gente a regresar a un país donde temen sufrir persecución es absolutamente contrario al derecho internacional, en particular al principio vinculante de no devolución", afirmó said Kolawole Olaniyan, director del programa regional para África de Amnistía Internacional, quien añadió: "Pedimos al gobierno de Burundi que aplique procedimientos de asilo imparciales y transparentes para determinar los riesgos que entraña el retorno para cada una de las personas que solicitan el asilo, a lo cual está obligado en virtud del derecho internacional."

Esta acción parece ser parte de una serie de medidas mayores hacia aquellos que buscan asilo de Ruanda y Burundi. Médicos sin fronteras, un grupo de ayuda internacional, informó el lunes que a su personal médico también se le negó el ingreso al campamento de Songore.

Los refugiados ruandeses empezaron a llegar a Burundi en marzo pasado. Su principal preocupación son las llamadas cortes de Gacaca, tribunales provinciales establecidos para acelerar la persecución de los perpetradores del Genocidio de Ruanda de 1994. El ACNUR ha informado también que algunos refugiados "... dijeron que huían de las amenazas, la intimidación, la persecución y los rumores de venganza y baños de sangre".

Paul Kagame, presidente de Ruanda, había llamado a los refugiados a volver a casa anteriormente, afirmando que no estarían en peligro. "Gacaca no está destinada para tener a todos los que aparezcan allí arrestados y puestos en prisión. Queremos que estas personas muestren su remordimiento para que den información y permitan que la gente los perdone y les deje saldar la deuda".

Una periodista de Wikinews estuvo recientemente en Butare hablando con los habitantes del lugar, y dice que la disposición en general está a favor de las cortes.

"Aquí la gente cree en los procesos Gacaca. Dicen que la gente huye ahora porque las investigaciones se aproximan a su final y que la gente ahora sabe que van a ser expuestos en el proceso. Han oído 'rumores' que tal vez hayan sido circulados por antiguos líderes del genocidio - o tal vez no hayan sido rumores sino simple temor de los juicios- de represalias y violencia", afirmó. Algunos temen represalias después de testificar ante los tribunales. "El miedo también es experimentado por aquellos que enfrentan testimonios en los juicios Gacaca: las viudas y otros que testificarían contra sus vecinos. Varias personas me han dicho que fuertes medidas de seguridad han sido llevadas a cabo en algunas aldeas para proteger a la gente de ataques de venganza por testificar o por estar involucrados", añadió.

Hay 8000 refugiados ruandeses en Burundi y cerca de 7000 burundeses en Ruanda, según el ACNUR.

Reportaje original Este artículo incluye un reportaje periodístico original de un wikirreportero. Véase la discusión para más detalles.

Fuentes


Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame