Estados Unidos genera polémica al no firmar la declaración de la ONU a favor de los gays

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gay Couple from back hand holding on CSD 2006 Berlin - Make Love Not War.jpg

21 de diciembre de 2008

Los Estados Unidos, Rusia, China y varios países árabes agitan tensiones en el ámbito internacional. Estas naciones se negaron a firmar una declaración de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que condena las leyes en contra de los gays y exige la despenalización de la homosexualidad.

La histórica declaración fue realizada en el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) de 1948. La nueva propuesta extendería los derechos garantizados en la DUDH a los homosexuales y transexuales 60 años después de la declaración original. Recibió el apoyo de Francia y los Países Bajos y ya firmaron 66 países, entre los que se incluyen México, Israel, Australia y Japón.

La negativa de los Estados Unidos a firmar la declaración fue por cuestiones legales. Oficiales afirmaron que causaría un conflicto entre las legislaciones los gobiernos federales y de los estados. El personal militar estadounidense no puede ser abiertamente gay y, en algunos estados, los propietarios de terrenos y empleadores pueden discriminar a una determinada orientación sexual.

Carolyn Vadino, vocera de la misión estadounidense en la ONU, dijo que el rechazo a firmar la declaración no implica que los Estados Unidos considere que las violaciones a los derechos humanos relacionados a la orientación sexual sean aceptables.

Otros países que se opusieron al documento

La declaración recibió la oposición de varios países africanos y de origen musulmán, que publicaron un comunicado en conjunto que condena "la normalización social y la posible legalización de actos deplorables". Un oficial sirio dijo, por ejemplo, que provocaría el aumento de la pedofilia. En la mayoría de estos países, la homosexualidad es un acto delictivo y, en siete naciones, se la condena con la muerte.

El Vaticano también rechazó el documento. Desde la Santa Sede, dijeron que aprecian los esfuerzos hechos para luchar contra la criminalidad de los gais, pero la declaración "provocaría incertidumbre en la ley y enfrentaría las normas de derechos humanos actuales". Desde la institución, enfatizaron que las "vagas" definiciones de identidad de género y orientación sexual podrían minar las leyes existentes y las futuras.

Repercusiones alrededor del mundo

Activistas gay de todo el planeta expresaron su malestar ante la decisión de los Estados Unidos. El ex portavoz norteamericano en la ONU, Richard Greenel, dijo que las razones por las que su país no firmó la declaración son "ridículas" y agregó: "La falta de apoyo de los Estados Unidos en este tema sólo oscurece nuestra luz, que alguna vez fue brillante, de esperanza y libertad para aquellos que son perseguidos y oprimidos".

El ministro de Asuntos Exteriores neerlandés, Maxime Vergagen, manifestó: "Los derechos humanos se aplican a todos, en cualquier lugar y en cualquier momento. No aceptaré ninguna excusa".

Por su parte, la alta comisionada de la ONU, Navi Pillay habló sobre los países que no firmaron el documento y comparó las leyes anti-gay con las del Apartheid y señaló que ese estigma es el culpable de la violencia impune y la discriminación.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame