El obispado venezolano divulga nota contra la reforma constitucional chavista

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

18 de noviembre de 2007

Los obispos y arzobispos católicos en Venezuela divulgaron una exhortación "a todos los católicos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad" en la cual se critica la reciente propuesta del gobierno de reformar la constitución venezolana.

Según los obispos, a pesar de que la reforma es presentada como un instrumento mediante el cual se concede mayor poder al pueblo a través de los denominado "Poder Popular" y asimismo ofrece la reducción de la jornada de trabajo, y se les promete seguro social a los trabajadores independientes, la reforma "acentúa la concentración de poder en manos del Presidente de la República y se favorece el autoritarismo".

La nota continúa:

Punto central de esta Reforma es que Venezuela pase de "Estado democrático y social de derecho y de justicia" (Art. 2 de la actual Constitución) a ser un "Estado Socialista" (art. 16 de la propuesta). Algunos artículos condicionan la participación del pueblo y la actividad de los ciudadanos a la sola construcción del socialismo (Art. 70) y de la economía socialista (Art. 112). Esto limita la libertad de los venezolanos; se incrementa excesivamente el poder del Estado, se elimina la descentralización, y el gobierno controla muchísimos espacios de la vida ciudadana. En ese modelo socialista, el Estado y el gobierno estarían dirigidos por un Presidente que puede ser reelecto - sólo él - continuamente, con un poder amplísimo que le permitiría disponer constitucionalmente de las instituciones, propiedades y recursos.

[...]

Un modelo de Estado socialista, marxista-leninista, estatista, es contrario al pensamiento del Libertador Simón Bolívar (Cf. Discurso ante el Congreso de Angostura), y también contrario a la naturaleza personal del ser humano y a la visión cristiana del hombre, porque establece el dominio absoluto del Estado sobre la persona. Experiencias de otros países demuestran que en tal sistema, el Estado y su gobierno se convierten en opresores de las personas y de la sociedad, coartan la libertad personal y la expresión religiosa, y causan un gravísimo deterioro en la economía, produciendo una pobreza generalizada. Ejemplo de ello han sido los países de Europa Oriental, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, y, más cerca de nosotros, la República de Cuba.

— Nota de los obispos, El Universal

Fuentes

Enlaces externos

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame