ETA tomará represalias contra su exlíder Thierry

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


9 de noviembre de 2008

Madrid, España — La organización ETA decidió suspender de militancia al que fuera jefe de su aparato militar, Francisco Javier López Peña, alias Thierry y a Ainhoa Ozaeta, quienes se encontarían "a la espera de castigo", según revela hoy el diario El País citando fuentes de los aparatos de información de la policía española. Tanto López Peña como Ozaeta fueron detenidos en Burdeos en mayo de 2008.

Francisco Javier López Peña fue considerado jefe militar de la banda hasta su detención en 2008, y responsable de la ruptura de la tregua en 2006 y de ordenar el atentado de la T-4 de Barajas.

Ainhoa Ozaeta es la dirigente de ETA que comunicó el "alto el fuego" en el vídeo enviado a la televisión vasca el 22 de marzo de 2006.

El aparato militar de ETA dirigido por Txeroki, acusa a López Peña de haber dañado las fuentes de financiación de ETA, lo que echaría por tierra las tesis de que López Peña fuera el impulsor del fin de la tregua. Así, el diario asegura que "López Peña no respaldó el atentado contra la T-4 de Barajas".

La situación se enmarca dentro de un proceso de crisis en el seno de ETA donde varios dirigentes de la misma y de Batasuna partidarios de la negociación han sido separados en los últimos meses. En tal estado se encontrarían, además de los mencionados, Arnaldo Otegui, ex portavoz de Batasuna y Rafael Díez Usabiaga, dirigente de LAB, quienes junto a otros líderes estarían impulsando, según El País, un nuevo partido político alejado de la violencia.

Mientras, los dirigentes de ETA que sostienen las acciones terroristas como mecanismo para obligar al Estado a la independencia del País Vasco, sostendrían que "no cabe duda de que hemos salido de este proceso negociador reforzados en nuestros planteamientos y que hemos conseguido la internacionalización del conflicto, aunque haya habido desmovilización".

Las claves de la crisis se encontrarían, según El País, en los procesos de ilegalización judicial de la siglas políticas ocasionales de ETA como Acción Nacionalista Vasca y el Partido Comunista de las Tierras Vascas, lo que ha debilitado a los más de 400 concejales electos de ambas formaciones, y la práctica imposibilidad de renovar los nueve escaños con que cuentan en el Parlamento Vasco.

Según El País, para recuperar el ánimo de los militantes, ETA abrió hace poco una "asamblea no presencial" de todos sus miembros, incluidos los presos, donde se debía comentar de manera obligatoria el documento estratégico elaborado por la dirección de ETA que apuesta por incrementar las acciones terroristas. Al parecer, las respuestas han sido diversas, lo que mantiene la crisis interna.

La policía española intervino 115 escritos de miembros de ETA que se dirigían a la organización expresando su parecer. Algunos de los textos recogerían el deseo de activistas de atentar contra el Partido Nacionalista Vasco, cuestión que parecía zanjada desde 2002.

¿A qué estamos esperando? No podemos tratarlos como a enemigos principales, pero tampoco continuar con la indefinición actual. No hay una parte buena y otra mala. Todo el partido es malo.

Así, se señala que ETA optaría por el aumento de los atentados y la presión mediante el crimen a todos los sectores opuestos a la organización. En un documento de la ilegalizada Segi, se señalaba:

Pondremos en marcha una presión continua sobre los responsables de la prolongación del conflicto. No les dejaremos vivir con normalidad en el pueblo. Periodistas, empresarios, concejales, partidos políticos. [...] Se les fotografiará para hacer carteles propios con su rostro. [...] Hay que dar vía a ataques puntuales.

Por último, se indica que los problemas de financiación ahogan a la banda, que debe moverse con menos recursos al tener dificultades en recaudar el llamado impuesto revolucionario. Un experto policial francés indicó:

Pueden sobrevivir con tres millones de euros al año porque ahora son una organización más pequeña y obsesionada con las filtraciones, pero si nadie les pagara el impuesto, tendrían que cerrar en tres meses por falta de liquidez.

Los análisis se cierran con lo que se considera por parte de la policía y la magistratura española como clave en el futuro inmediato: la ilegalización de las organizaciones gemelas de Batasuna que sobreviven en Francia. Ese proceso ya fue iniciado hace dos meses por las autoridades galas.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame