Diversos países y organizaciones condenaron la sublevación en Ecuador

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Presidentes latinoamericanos se reunieron de emergencia en Argentina para tratar el tema sobre la Crisis Política de Ecuador.

3 de octubre de 2010
La sublevación por parte de algunos miembros de la policía y la milicia de Ecuador el pasado 30 de septiembre, fue condenada casi en su totalidad internacionalmente. Gobernantes y otras organizaciones dieron su apoyo al Presidente de Ecuador Rafael Correa.

El Presidente de Ecuador desafió a los huelguistas diciendo: "Si me van a matar matenme, de aquí saldrá un Presidente o un cadáver"

La secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, dio su apoyo al Presidente Correa durante una conferencia de prensa "Estados unidos condena la violencia y el incumplimiento de la ley y expresa su pleno apoyo al Presidente Correa y también a las instituciones democráticas del país."

El Presidente de México, Felipe Calderón habló vía telefónica con el Presidente de Ecuador y le expresó su total rechazo a los hechos que calificó como un "intento de causar un desorden en la institucionalidad democrática de Ecuador."

Los mandatarios centroamericanos calificaron unánimemente lo ocurrido en Ecuador como un “intento de golpe de Estado” y le comunicaron su apoyo al presidente de Ecuador.

Los países suramericanos también mostraron su repudio a lo ocurrido en la nación hermana ecuatoriana, Héctor Timerman dijo que UNASUR no toleraría en uno de sus miembros una situación como la ocurrida en Honduras.

El Presidente de Bolivia Evo Morales acusó a Washington de encontrarse tras los acontecimientos y envió un mensaje al presidente de Venezuela y Ecuador que decía: "Nos acusan de totalitarios, de dictadores, de autoritarios, pero desde el Departamento de Estado de los Estados Unidos planean golpes de estado."

El Presidente colombiano Juan Manuel Santos le envió un mensaje a la canciller María Ángela Holguín para que comunicara que Colombia cerraría sus fronteras y tratados comerciales con Ecuador hasta que la situación volviera a la normalidad.

El Presidente de Chile Sebastián Piñera se comunicó vía telefónica con el presidente Rafael Correa mientras este se encontraba en el hospital recluido por los sublevados. Además el embajador de Chile en Ecuador dijo que lo que ocurrió en Ecuador no fue un intento de golpe de Estado y que ciertos presidentes de la región pensaban que eso había ocurrido debido a las características con las que sucedieron los hechos.

Conjuntamente Perú, Venezuela y Uruguay calificaron como intento de "golpe de Estado" los "hechos de agresión que sufrió el Presidente de Ecuador". Perú cerró sus fronteras con Ecuador hasta que la situación se normalizara y Venezuela envió un mensaje al mundo donde decía que "la condena de UNASUR es una lección para los “fascistas” que pretendían causar un desorden democrático en Ecuador."

Fuera del continente americano el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero se comunicó vía teléfono con el Presidente Rafael Correa quien le comunico que la situación en Ecuador era tensa; Rodríguez Zapatero le transmitió su apoyo a Correa y condenó la insubordinación por parte de las fuerzas militares y policiacas de Ecuador.

Noticias relacionadas

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Wikipedia
Wikipedia tiene información enciclopédica sobre Crisis política en Ecuador de 2010.
Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame