Discursos de líderes mundiales se centran sobre la crisis económica

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bush defendió el plan de $700.000 millones.

23 de septiembre de 2008

Nueva York, Estados Unidos — Mandatarios de todas partes del mundo reclamaron en el contexto de la Asamblea General de la ONU, que se lleva a cabo en Nueva York, medidas para solventar la crisis económica, frenando su expansión y causando más pobreza. El tsunami económico ha sido el eje central de los discursos de los líderes mundiales.

El Presidente de los Estados Unidos George W. Bush, que se presenta ante la Asamblea General por última vez con el título de presidente, se enfrentó a una considerable cantidad de críticas.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que la actual crisis es la peor desde la Gran Depresión, y propuso que se organizara una reunión para tratar la crisis y "reflexionar juntos sobre las lecciones a sacar".

"¿Quién es responsable por este desastre? Que aquellos que son responsables sean castigados", declaró el presidente de Francia. Asimismo, el mandatario añadió que habría que reestructurar el sistema actual, alegando que "es un sistema loco, incompatible con una economía de mercado".

Reconstruyamos juntos un capitalismo normal y regulado en el que sectores enteros de la actividad financiera no sean dejados solamente al criterio de los operadores del mercado, donde trabajan los bancos. La función de los bancos es financiar el desarrollo económico, más que la especulación.

— Nicolas Sarkozy

Bush se enfrentó a las críticas, y señaló: "Les puedo asegurar que mi administración y nuestro Congreso están trabajando juntos", al paso que las bolsas caían y el Congreso estadounidense debatía sobre el plan de $700.000 millones de dólares para salvar la economía estadounidense.

Lea “Congresistas se niegan a dar cheque en blanco para combatir la crisis al paso que caen las bolsas”.

"En estas últimas semanas hemos dado pasos audaces a fin de evitar un serio trastorno de la economía estadounidense que hubiese tenido consecuencias devastadoras en las economías de los países del resto del mundo", decía Bush en su discurso. "Actualmente la economía mundial está interconectada como nunca antes lo había estado. Y sé que muchos de ustedes están esperando ver cómo el gobierno de Estados Unidos maneja los problemas de nuestro sistema económico", afirmó el primer mandatario ante alrededor de 100 jefes de gobierno de todo el mundo congregados en la ONU.

Más y más críticas

Las críticas siguieron sumando.

La Presidenta Fernández criticó a Bush en la Asamblea.
Presidencia

El Presidente de Brasil, Juan Inácio Lula da Silva, advirtió: "La naturaleza global de esta crisis implica que las soluciones que adoptemos deben ser también globales, y decididas en legítimos y creíbles foros multilaterales, sin imposiciones". El mandatario brasileño también señaló: "Las instituciones económicas hoy en día no tienen la autoridad ni los instrumentos que necesitan para evitar la anarquía de la especulación. Debemos reconstruirlas sobre bases enteramente nuevas".

Y pese a que la crisis económica fue el eje central, Bush prefirió hablar sobre terrorismo. Lula también replicó a esto expresando que el mayor problema actual es la economía.

La Presidente de la Argentina se sumó a las críticas. Cristina Fernández de Kirchner, quien debutó en la Asamblea General en la ONU, protestó por lo que considera hipocresía americana, diciendo que por muchos años se les dijo a los países de América del Sur "que el intervencionismo estatal era nostalgia", y enfatizó: "Se produce la intervención estatal más formidable que se tenga memoria, precisamente desde el lugar donde nos habían dicho que el Estado no era necesario".

También ironizó sobre un "efecto jazz" refiriéndose al contagio de la crisis. "Hoy ya no pueden hablar del efecto caipirinha o del efecto tequila, del efecto arroz, o del efecto que siempre denotaba que la crisis venía de los países emergentes hacia el centro", declaró.

La última palabra la tuvo el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon: "Necesitamos un nuevo entendimiento de la ética y la gobernanza de los negocios, con más compasión y menos fe incondicional en la magia de los mercados".

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame