Diplomáticos estadounidense que se nieguen a ir a Iraq podrán ser forzados a hacerlo, declara Rice

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

2 de noviembre de 2007

Alrededor de cincuenta puestos en la Embajada de Estados Unidos en Bagdad siguen vacantes pero no hay voluntarios; el Departamento de Estado ha declarado que si siguen vacantes, comenzarían a forzar las asignaciones. "Debemos seguir adelante con la identificación de oficiales para servir si es necesario dirigir asignaciones", declaró la Secretaria de Estado Condoleezza Rice este viernes.

"Si otros dan un paso al frente, como algunos han hecho, encontraremos cómo ocupar estos nuevos trabajos como hemos hecho antes – con voluntarios. No obstante, no importa cómo se ocupen, estos trabajos deben ser ocupados."

Desde que la vacante de 48 diplomáticos en la embajada fue anunciada, tan sólo 15 diplomáticos se han ofrecido para trabajar allí; las asignaciones diplomáticas son prácticamente siempre ocupadas por voluntarios.

Sin embargo, en la reunión del Departamento de Estado, Jack Crotty – un veterano del Departamento de Estado con 36 años – subrayó el principal problema: es "una potencial sentencia de muerte". "Una cosa es si alguien cree en lo que pasa allí y se ofrece", decía Crotty, "pero es otra cosa enviar a alguien en una asignación forzada", prosiguió.

No obstante, el Embajador de Estados Unidos para Iraq, Ryan Crocker, respondió que tales miedos eran equívocos: "debemos ir y servir, no debatir la política, no estar de acuerdo con ella".

Mark Bellamy, un antiguo secretario de estado asistente, quien se encuentra en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, también cuestionó la misión diplomática. "Cómo se hace la diplomacia y el trabajo de desarrollo en un ambiente tan violento como éste", demandó Bellamy. former deputy assistant secretary of state who is now at the Center for Strategic and International Studies, also questioned the entire diplomatic mission.

La Zona Verde puede ser un lugar desmoralizador para que un diplomático viva. Además del riesgo físico, la violencia que rodea la vida cotidiana en Bagdad crea una atmósfera aislada. La idea de viajar más allá de la zona fortificada es estrafalario y sólo bajo gran guardia.

La única asociación que los diplomáticos tienen con iraquíes promedio es con aquellos que trabajan en la embajada. También estos iraquíes temen por sus vidas, ya que son catalogados de "contribuidores".

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Compartir en Reddit Compartir en Menéame