Confusión en nuevo juego entre Santos y Corinthians

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

14 de octubre de 2005

Brasil — La noche del jueves (13) la confusión se apoderó del partido entre Santos y Corinthians por el Campeonato Brasileño de Fútbol. Hubo invasión del campo y el cotejo tuvo que ser concluido cerca de los 42 minutos del segundo tiempo. El arbitraje de Cléber Wellington Abad fue criticado por jugadores, aficionados y dirigentes del Santos.

Obedeciendo a la orientación del Presidente del Tribunal Superior de Justicia Deportiva, Luiz Sveiter, el partido de ayer fue realizado a puerta abierta para sustituir el juego de 31 de julio, cuyo resultado fue Santos 4 - 2 Corinthians. Ese juego contó con el arbitraje de Edilson Pereira de Carvalho, principal personaje del escándalo del silbato.

El juego estaba empatado 1 a 1. Santos tenía un jugador menos porque uno de sus centro delanteros fue expulsado pocos minutos después de entrar al campo.

A los 36 minutos, en un lance difícil y dudoso, el árbitro Cléber Wellington Abade pita un penalti cometido por Zé Elias sobre Nilmar del Corinthians. Los fútbolistas del Santos reclaman, pero la falta es confirmada. Carlos Alberto cobra y voltea el juego: Santos 2 - 3 Corinthians

Después del gol, los jugadores del Santos se desaniman y la hinchada comienza a gritar "Edilson", en alusión al árbitro Edilson Pereira de Carvalho. Al reiniciar el partido, Giovanni chuta el balón para fuera en dirección a la hinchada y dice: "¡Acabó!".

Enseguida, en una nueva jugada, nervioso, el portero del Santos, Saulo, se desentiende con Carlos Alberto del Corinthians e intenta agredirlo. Aunque quien inició la pelea fue el arquero, es Carlos Alberto quien acaba siendo expulsado. El jugador del Corinthians, furioso, se resiste a salir de campo. Animado por sus compañeros, Carlos Alberto deja el césped y reclamando por su salida.

A partir de ahí inicia la invasión de campo por parte de los aficionados. Los guardias de seguridad del Santos y la policía intentan contener a los invasores pero éstos son demasiados. En las gradas la policía dispara balas de goma. Los fanáticos enfurecidos destruyen la alambrada, estiran los cables y dañan las cabinas de la prensa. Los periodistas en el campo también son agredidos.

Los jugadores del Santos abandonan el campo y van hacia el vestuario.

En un momento, un hombre bastante fuerte invade el campo e intenta agredir al árbitro, pero es detenido por los policías.

Alegando falta de seguridad para continuar, el árbitro Cléber Wellington Abad decreta el final del partido a los 42 minutos del segundo tiempo. Los jugadores del Corinthians, que hasta entonces estaban en el césped esperando el reinicio del juego, se dirigieron a los camerinos en medio de la celebración.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Noticias relacionadas

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame