Comenzó la XVIII Cumbre Iberoamericana con la crisis económica de fondo

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Presidentes asistentes a la cumbre.

30 de octubre de 2008

San Salvador, El Salvador — En San Salvador, comenzó ayer la XIII Cumbre de la Comunidad Iberoamericana de Naciones que acoge a jefes de Estado y de Gobierno de 22 países. Sus previsiones fueron modificadas para tratar, casi en exclusiva, la crisis global.

En total, acudieron a la inauguración 14 mandatarios, además de ministros de Asuntos Exteriores y diplomáticos de los 22 países participantes. Los ausentes serán el uruguayo Tabaré Vázquez, el venezolano Hugo Chávez, el cubano Raúl Castro y el presidente portugués, Anibal Cavaco Silva.

El presidente de El Salvador, y anfitrión de la cumbre, Antonio Elías Saca, pidió que se hablara de "soluciones a la crisis" y no tanto de la propia situación. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pidió evitar el "desplome social" que puede arrastrar la crisis financiera. El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias insistió en que Iberoamérica "no puede quedar al margen de dar respuestas acordes a la magnitud del problema" y debe jugar un papel fundamental en la "reconstrucción de la arquitectura financiera mundial".

En mensaje de vídeo enviado especialmente para la apertura de la cumbre, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también habló de la crisis y dijo que la solución depende de un “liderazgo fuerte” y de una “acción conjunta para defenderse contra las amenazas.”

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó su deseo de que Latinoamérica tenga una sola voz frente a la crisis para ganar fuerza en los foros internacionales. "Muchos de estos países todavía no se han visto castigados por la crisis, pero no son ajenos, y es mejor que coordinemos recetas", aseguraron desde la presidencia del gobierno de España. El jefe del ejecutivo español aspira a que la Cumbre estudie la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ha recibido el apoyo del mexicano Felipe Calderón y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para estar presente en Estados Unidos el 15 de noviembre en el encuentro del G-7 y el G-20. En aquel encuentro, diseñarán el modelo de relaciones económicas y financieras internacionales del futuro.

El presidente de Brasil pretende también que se establezcan nuevos controles económicos internacionales en el futuro para evitar situaciones como la actual. Desde la oficina presidencial brasileña, se afirmo que existe "la necesidad de adopción de mecanismos y controles que impidan que ocurran nuevas crisis y que eviten que la especulación financiera afecte la economía real".

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame