Comentarios:Congreso de Estados Unidos congela la Ley SOPA hasta alcanzar consenso

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

(Sin título)

Autor Anónimo   •   Fecha 22:28 – 17 de enero de 2012

Es lamentable que algunos políticos se les ocurra esto de la SOPA Que nunca han escuchado la frase libre expresión o que tienen Miedo ya que ahora casi todo el mundo a reconocido las grandes Conspiraciones e intrigas que afectan a los ciudadanos ¡será ese el motivo de SOPA!

Solo para controlar los medios al igual como controlan los demás a nivel mundial.


NO A LA SOPA ( SEA CUAL SEA EL INGREDIENTE QUE TENGA )

Neoinquisición Digital

{{NuevoComentario |fecha= 16:09 – 19 de enero de 2012 |título= Neoinquisición Digital

|nombre= Demian GIl (estudiante de Medios Audiovisuales - Universidad de Los Andes - Mérida, Venezuela.)[[w:w:|]]

|comentario=



  El Internet es posiblemente después de la imprenta, la invención mas grande de la historia en el campo de la comunicación; una biblioteca de Alejandría, tan infinita como la del cuento borgeano, una infinitud de información y posibilidades de interacción que ha unido al ser humano, que unió al mundo entero en un hecho de colaboración de la producción, y difusión del saber en una escala, magnitud, y profundidad que jamás existió anteriormente en nuestra evolución.

La red, la superautopista de la información, el ciberespacio, desde sus tempranos comienzos dio señales que cambiaria el mundo convirtiéndolo en nuestra entretenida y evolucionista aldea global. Uno de los grandes progresos culturales que brindo Internet -entre muchos- fue la democratización y desmercantilización de la información y el conocimiento, a través de las manifestaciones naturales de intercambio que se dieron con este nuevo medio de libre y común participación: la “piratería” es consecuencia correcta y legitima de la necesidad humana y del derecho humano al saber. Los mercados mas inteligentes se adaptaron al hecho de la “piratería” para sobrevivirle, como en general la existencia humana se adapto al hecho aun reciente de las nuevas tecnologías y sus posibilidades. ¿por qué ahora esta rebeldía atacada de acne del gobierno norteamericano de restringir contenidos y penalizar el infinitamente provechoso intercambio de conocimiento? Por supuesto que hay vedados y mas fuertes intereses para restringir y controlar la Web que los derechos intelectuales de los contenidos que circulan en el ciberespacio. La cultura es conocimiento, pretender detener la evolución humana; estar a punto de inaugurar un nuevo oscurantismo medieval, es absolutamente repugnante e inaceptable. El oscurantismo de hecho retardo el ritmo evolutivo humano, prohibió conocimiento, castigo su posesión y difusión, y finalmente destruyo y “desapareció” saberes enteros, como a sus creadores, difusores, y usuarios. Fue una larga tiranía gnoseológica que nos hizo muchísimo daño; quizás, si la política de la iglesia católica apostólica y romana, mediante el corpus represivo que represento la inquisición, no hubiera frenado la evolución humana las computadoras e Internet podrían haber sido inventos del siglo XVII ó XVIII. La represión del oscurantismo contra el libre ejercicio del saber afecto seriamente el desarrollo de todas las formas de conocimiento -incluida la ciencia- durante casi mil años, ¿dónde estaríamos hoy en dia? Con un poco de buena fe, estaríamos disfrutando de la armonía y comodidad de una utopia fácilmente conquistada, algo que ahora, solo podremos ganar a través de movimientos inequívocos, y esfuerzos que son ciertamente, difíciles de realizar ya, sin un costo colateral: descubrimos la energía fósil con una población mundial que al darle uso masivo afecto el equilibrio ecológico; si la descubríamos uno o dos siglos antes, hace rato que se hubiera dado la revolución energética que necesitamos para sobrevivir como especie en este siglo. ¿se entiende el argumento? Prohibir y penalizar el intercambio y desarrollo libre del conocimiento es jugar a la ruleta rusa evolutiva, con la vida humana por entero. Las legislaciones sobre el uso de Internet han ido evolucionando a la par de este hecho cultural, hemos llegado al nivel de haber creado estatutos penales sobre su uso; lógicos y pertinentes: pero esta nueva ley es una involución, abrupta y radical, que pretende encaminar el desarrollo natural de este inagotable hecho social hacia la dirección limitada y peligrosa de la coerción; hacia la aporia absurda de que un fenómeno con posibilidades infinitas debe reducirse dentro del paradigma mercantilista que hace de toda manifestación y objeto un bien de consumo y comercio, y dentro del ideario distopico de que la esclavitud; el engaño; el control; la coerción; la amenaza; y la violencia, son las únicas formas de relación posibles entre la multitud y los Estados que la gobiernan, tengan estos el tono y opacidad que sea. De hecho, probablemente sea China la que encabeza el top ranking de la brutalidad represiva en el ciberespacio, lugar que pasara a ser de EEUU si se aprueba la SOPA. Después del jaque elegante y preciso, que un puñado de sujetos armados con algunos servidores hicieran desde un sótano el año pasado al Estado mas poderoso del mundo, a la cacería de brujas que le siguió, y a la reacción de amplios sectores de la comunidad que hace uso profesional y científico de las tecnologías informáticas y del ciberespacio, de agruparse en organizaciones con capacidad de diseñar y perpetrar ataques cibernéticos a compañías y gobiernos -el escándalo de Wikileaks- expertos del fenómeno de la informática vaticinaron que vendría una ciber-guerra mundial, que de hecho va a comenzar con la ley SOPA, que es una especie de invasión, una suerte de desembarco sobre el territorio intangible pero real, del hecho cultural de nuestra nueva era digital del conocimiento: la cultura es conocimiento, las películas, música, y libros que podemos obtener gratuitamente, la basta información en tiempo real, las inagotables formas de interacción humana dentro del ámbito digital, las nuevas formas y dinámicas del comercio vía Web, y todo aquello que pueda producirse debido al libre albedrío de los usuarios del ciberespacio, representan un territorio ganado del progreso de la humanidad, que pretende ser invadido y destruido. Lo mas seguro es que la aprobación de esta ley convierta al ciberespacio en una pesadilla: en un sitio extremadamente peligroso donde haya que moverse con infinita cautela para no pagar consecuencias que pueden ser devastadoras para los individuos. Nadie va dejar de buscar, compartir, y obtener conocimiento, solo que el hacer humano en su recién inaugurado universo digital se volverá clandestino y penalizado. Entonces bien, como podemos como usuarios defendernos de la arbitrariedad y la violencia; porque la violencia no es representada solo por tanques, bombarderos y misiles: los discursos también lo son, y este discurso maniqueo del control del ciberespacio (discurso, porque aun no es un hecho dado) en aras del resguardo de la propiedad es, una falacia del interés de fondo, que es, la necesidad del modelo de pensamiento político contemporáneo occidental de controlar la población a cualquier precio. Los Estados no quieren que seamos inteligentes y que estemos bien informados, los Estados no quieren que estemos comunicados, porque sencillamente de ser así exigiríamos y propiciaríamos los cambios necesarios que la vida humana necesita para continuar su existencia, cambios que requerirían una cantidad de trabajo y un desprendimiento de la comodidad que el modelo político occidental no puede atender sin desestabilizarse: es mas fácil hacer guerras para garantizar el petróleo y adoptar abusivas políticas económicas para que los números se adapten a los modelos; y si la opinión publica mundial esta en contra, y se nutre y se organiza gracias al ciberespacio, es mas fácil reprimir y destruir que mediar con ella, o lo que seria mas correcto aun, mas fácil que obedecerle. Hay que pensar cuales formas de acción podemos tener como usuarios del ciberespacio, y en general, como ciudadanos y seres humanos para defendernos de esta violencia. Es hora de pensar, porque aparte del acostumbrado boicot, que bien llevado podría crear un crack económico en EEUU, y de las ancestrales ya, protestas convencionales, debemos ser capaces de idear nuevas formas e iniciativas de defensa mundial del individuo para con los Estados, del ciudadano para con los gobiernos, de la vida común contra el poder. Cierto que la mayoría somos meros mortales, pero cierto también que esta mayoría aparentemente desvalida ante los Estados es el verdadero combustible de la humanidad: somos quienes producen y consumen, quienes votan en los sufragios, quienes hacen uso de la tecnología que a la larga e inevitablemente los militares desechan y hacen de uso publico cuando inventan juguetes mas caros y mas feos, como es el caso de internet. somos la razón de ser, y el motor del asunto, y no ellos: la diminuta clase elite de gobernantes y mercaderes. El mundo no esta en situación de poder soportar otro oscurantismo, con los actuales problemas que padecemos y obviamos no esta la humanidad en capacidad de aguantar la censura del saber y la comunicación: ya con la Internet libre será difícil rediseñar, reestructurar, y sacar adelante el proyecto humano por sobre el abismal error de nuestra vida contemporánea, caótica y con seguridad finita en lo mas cercano, debido a la crisis cultural occidental. Si perdemos lo que hemos ganado, estamos condenados a perecer, o peor aun, a ser esclavos del Meta-Estado autoritario, déspota, y violento, que defiende con argumentos amanerados el derecho a espiarnos y a cercenar nuestro saber.

Neoinquisición Digital

{{NuevoComentario |fecha= 16:10 – 19 de enero de 2012 |título= Neoinquisición Digital

|nombre= Demian GIl (estudiante de Medios Audiovisuales - Universidad de Los Andes - Mérida, Venezuela.)[[w:w:|]]

|comentario=



  El Internet es posiblemente después de la imprenta, la invención mas grande de la historia en el campo de la comunicación; una biblioteca de Alejandría, tan infinita como la del cuento borgeano, una infinitud de información y posibilidades de interacción que ha unido al ser humano, que unió al mundo entero en un hecho de colaboración de la producción, y difusión del saber en una escala, magnitud, y profundidad que jamás existió anteriormente en nuestra evolución.

La red, la superautopista de la información, el ciberespacio, desde sus tempranos comienzos dio señales que cambiaria el mundo convirtiéndolo en nuestra entretenida y evolucionista aldea global. Uno de los grandes progresos culturales que brindo Internet -entre muchos- fue la democratización y desmercantilización de la información y el conocimiento, a través de las manifestaciones naturales de intercambio que se dieron con este nuevo medio de libre y común participación: la “piratería” es consecuencia correcta y legitima de la necesidad humana y del derecho humano al saber. Los mercados mas inteligentes se adaptaron al hecho de la “piratería” para sobrevivirle, como en general la existencia humana se adapto al hecho aun reciente de las nuevas tecnologías y sus posibilidades. ¿por qué ahora esta rebeldía atacada de acne del gobierno norteamericano de restringir contenidos y penalizar el infinitamente provechoso intercambio de conocimiento? Por supuesto que hay vedados y mas fuertes intereses para restringir y controlar la Web que los derechos intelectuales de los contenidos que circulan en el ciberespacio. La cultura es conocimiento, pretender detener la evolución humana; estar a punto de inaugurar un nuevo oscurantismo medieval, es absolutamente repugnante e inaceptable. El oscurantismo de hecho retardo el ritmo evolutivo humano, prohibió conocimiento, castigo su posesión y difusión, y finalmente destruyo y “desapareció” saberes enteros, como a sus creadores, difusores, y usuarios. Fue una larga tiranía gnoseológica que nos hizo muchísimo daño; quizás, si la política de la iglesia católica apostólica y romana, mediante el corpus represivo que represento la inquisición, no hubiera frenado la evolución humana las computadoras e Internet podrían haber sido inventos del siglo XVII ó XVIII. La represión del oscurantismo contra el libre ejercicio del saber afecto seriamente el desarrollo de todas las formas de conocimiento -incluida la ciencia- durante casi mil años, ¿dónde estaríamos hoy en dia? Con un poco de buena fe, estaríamos disfrutando de la armonía y comodidad de una utopia fácilmente conquistada, algo que ahora, solo podremos ganar a través de movimientos inequívocos, y esfuerzos que son ciertamente, difíciles de realizar ya, sin un costo colateral: descubrimos la energía fósil con una población mundial que al darle uso masivo afecto el equilibrio ecológico; si la descubríamos uno o dos siglos antes, hace rato que se hubiera dado la revolución energética que necesitamos para sobrevivir como especie en este siglo. ¿se entiende el argumento? Prohibir y penalizar el intercambio y desarrollo libre del conocimiento es jugar a la ruleta rusa evolutiva, con la vida humana por entero. Las legislaciones sobre el uso de Internet han ido evolucionando a la par de este hecho cultural, hemos llegado al nivel de haber creado estatutos penales sobre su uso; lógicos y pertinentes: pero esta nueva ley es una involución, abrupta y radical, que pretende encaminar el desarrollo natural de este inagotable hecho social hacia la dirección limitada y peligrosa de la coerción; hacia la aporia absurda de que un fenómeno con posibilidades infinitas debe reducirse dentro del paradigma mercantilista que hace de toda manifestación y objeto un bien de consumo y comercio, y dentro del ideario distopico de que la esclavitud; el engaño; el control; la coerción; la amenaza; y la violencia, son las únicas formas de relación posibles entre la multitud y los Estados que la gobiernan, tengan estos el tono y opacidad que sea. De hecho, probablemente sea China la que encabeza el top ranking de la brutalidad represiva en el ciberespacio, lugar que pasara a ser de EEUU si se aprueba la SOPA. Después del jaque elegante y preciso, que un puñado de sujetos armados con algunos servidores hicieran desde un sótano el año pasado al Estado mas poderoso del mundo, a la cacería de brujas que le siguió, y a la reacción de amplios sectores de la comunidad que hace uso profesional y científico de las tecnologías informáticas y del ciberespacio, de agruparse en organizaciones con capacidad de diseñar y perpetrar ataques cibernéticos a compañías y gobiernos -el escándalo de Wikileaks- expertos del fenómeno de la informática vaticinaron que vendría una ciber-guerra mundial, que de hecho va a comenzar con la ley SOPA, que es una especie de invasión, una suerte de desembarco sobre el territorio intangible pero real, del hecho cultural de nuestra nueva era digital del conocimiento: la cultura es conocimiento, las películas, música, y libros que podemos obtener gratuitamente, la basta información en tiempo real, las inagotables formas de interacción humana dentro del ámbito digital, las nuevas formas y dinámicas del comercio vía Web, y todo aquello que pueda producirse debido al libre albedrío de los usuarios del ciberespacio, representan un territorio ganado del progreso de la humanidad, que pretende ser invadido y destruido. Lo mas seguro es que la aprobación de esta ley convierta al ciberespacio en una pesadilla: en un sitio extremadamente peligroso donde haya que moverse con infinita cautela para no pagar consecuencias que pueden ser devastadoras para los individuos. Nadie va dejar de buscar, compartir, y obtener conocimiento, solo que el hacer humano en su recién inaugurado universo digital se volverá clandestino y penalizado. Entonces bien, como podemos como usuarios defendernos de la arbitrariedad y la violencia; porque la violencia no es representada solo por tanques, bombarderos y misiles: los discursos también lo son, y este discurso maniqueo del control del ciberespacio (discurso, porque aun no es un hecho dado) en aras del resguardo de la propiedad es, una falacia del interés de fondo, que es, la necesidad del modelo de pensamiento político contemporáneo occidental de controlar la población a cualquier precio. Los Estados no quieren que seamos inteligentes y que estemos bien informados, los Estados no quieren que estemos comunicados, porque sencillamente de ser así exigiríamos y propiciaríamos los cambios necesarios que la vida humana necesita para continuar su existencia, cambios que requerirían una cantidad de trabajo y un desprendimiento de la comodidad que el modelo político occidental no puede atender sin desestabilizarse: es mas fácil hacer guerras para garantizar el petróleo y adoptar abusivas políticas económicas para que los números se adapten a los modelos; y si la opinión publica mundial esta en contra, y se nutre y se organiza gracias al ciberespacio, es mas fácil reprimir y destruir que mediar con ella, o lo que seria mas correcto aun, mas fácil que obedecerle. Hay que pensar cuales formas de acción podemos tener como usuarios del ciberespacio, y en general, como ciudadanos y seres humanos para defendernos de esta violencia. Es hora de pensar, porque aparte del acostumbrado boicot, que bien llevado podría crear un crack económico en EEUU, y de las ancestrales ya, protestas convencionales, debemos ser capaces de idear nuevas formas e iniciativas de defensa mundial del individuo para con los Estados, del ciudadano para con los gobiernos, de la vida común contra el poder. Cierto que la mayoría somos meros mortales, pero cierto también que esta mayoría aparentemente desvalida ante los Estados es el verdadero combustible de la humanidad: somos quienes producen y consumen, quienes votan en los sufragios, quienes hacen uso de la tecnología que a la larga e inevitablemente los militares desechan y hacen de uso publico cuando inventan juguetes mas caros y mas feos, como es el caso de internet. somos la razón de ser, y el motor del asunto, y no ellos: la diminuta clase elite de gobernantes y mercaderes. El mundo no esta en situación de poder soportar otro oscurantismo, con los actuales problemas que padecemos y obviamos no esta la humanidad en capacidad de aguantar la censura del saber y la comunicación: ya con la Internet libre será difícil rediseñar, reestructurar, y sacar adelante el proyecto humano por sobre el abismal error de nuestra vida contemporánea, caótica y con seguridad finita en lo mas cercano, debido a la crisis cultural occidental. Si perdemos lo que hemos ganado, estamos condenados a perecer, o peor aun, a ser esclavos del Meta-Estado autoritario, déspota, y violento, que defiende con argumentos amanerados el derecho a espiarnos y a cercenar nuestro saber.