Bush será anfitrión de cumbre mundial sobre la crisis financiera

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Los tres líderes en su declaración conjunta

18 de octubre de 2008

Camp David, Estados Unidos — El Presidente George W. Bush declaró que realizaría en su país una cumbre de naciones para decidir cuál será la respuesta a la latente crisis financiera, anunciándolo mientras daba la bienvenida al Presidente francés, Nicolas Sarkozy, y al presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso.

"Espero albergar la reunión en el futuro cercano, para asegurarnos de que esta crisis no vuelva a ocurrir", dijo Bush. "Tanto naciones desarrolladas como naciones en desarrollo estarán representadas. Y juntos trabajaremos para reforzar y modernizar los sistemas financieros de nuestras naciones, para que podamos asegurar que esta crisis no ocurra nuevamente".

El presidente se reunía con Sarkozy y con Barroso en la residencia presidencial de Camp David para discutir asimismo sobre la crisis financiera global.

Los líderes europeos habían intentado persuadir a Bush para que se realizaran conferencias globales para fin de año, y buscaban que estas rediseñaran el actual modelo financiero. El presidente Sarkozy pidió una respuesta internacional veloz hacia la crisis, comenzando por Nueva York.

"Esto debe ser hecho inmediatamente, como el Presidente Bush ha dicho, posiblemente incluso antes del fin del mes de noviembre", explicó. "Y creemos que en el grado de que la crisis comenzó en Nueva York, luego la solución global a esta crisis debe ser encontrada en Nueva York, todos poniendo nuestras mentes juntas".

"Queremos construir el nuevo mundo del siglo XXI mano a mano con ustedes. No hay que perder tiempo. Queremos una cumbre del G8 sin duda con el G5", continuó Sarkozy, quien también propuso construir un "capitalismo de mañana".

Sarkozy: "No podemos continuar dirigiendo una economía del siglo XXI con instrumentos del siglo XX".

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, ofreció a la sede de la ONU como recinto para que se efectúe la conferencia a principios de diciembre. Sin embargo, Bush no se mantuvo ambiguo acerca del tiempo y el lugar en el que tendrá lugar la conferencia.

Barroso estuvo de acuerdo con ambos presidentes e hizo hincapié en que Estados Unidos y Europa debían liderar en la búsqueda de soluciones económicas, pero que el resto de las naciones debían participar también.

"Alrededor del 77% de la finanza a gran escala pertenece a Estados Unidos y a Europa", explicó el Presidente de la Comisión Europea. "Los europeos y americanos debemos unir ahora sus esfuerzos y extender nuestra cooperación a economías emergentes y en desarrollo. Debemos actuar rápidamente para responder a la urgencia".

Asimismo, Bush aclaró en su declaración que era "esencial" mantener los principios de "libre empresa, libre mercado y libre comercio".

"Mientras hacemos los cambios necesarios concernientes a los órganos reguladores y las instituciones para evitar una repetición de esta crisis, es esencial que preservemos los fundamentos del capitalismo democrático", advirtió el mandatario estadounidense.

Pero Sarkozy y Barroso se vieron más dispuestos a generar cambios drásticos al sistema financiero. Sarkozy comentó que es necesario que el mundo se aleje de las "odiosas prácticas" que dieron como resultado la crisis financiera, y añadió que esta crisis puede ser una "gran oportunidad" para rediseñar las reglas de las finanzas internacionales. Asimismo, Barroso declaró que "necesitamos un nuevo orden financiero global".

¿Llegarán Europa y América a un acuerdo?
¡Dinos qué opinas!

Esperan, según explican varios periódicos online, llegar a una segunda Bretton Woods, la conferencia de 1944 en la cual se establecieron muchas de las instituciones financieras más relevantes en el contexto actual, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

No obstante, oficiales de Estados Unidos descartaron que haya mayores cambios tras la reunión en Camp David.

De acuerdo a Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca, la reunión en Camp David no es más que una acogida de Bush hacia los líderes europeos ya que "están en el vecindario", en el camino de regreso entre Canadá y Europa. Perino también negó que esta reunión pueda resultar en anuncios de nuevas políticas.

"Les puedo asegurar que no creo que se reescriba Bretton Woods", bromeó. Pero para los franceses es distinto. Sarkozy reprochó que los norteamericanos deben "entender que ellos son socios, que no están solos en el mundo".

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame