Brasil rechaza en referendo la prohibición al comercio de armas

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
En Brasilia, algunos electores hacen fila para votar en el primer referendo realizado en Brasil para decidir sobre la prohibición de la venta de armas de fuego y munición en ese país. Foto: Valter Campanato/ABr.

24 de octubre de 2005

24 de octubre de 2005

Casi dos terceras partes de los brasileños no desean que se prohíba el comercio de armas en su país, según los resultados preliminares del referendo realizado este domingo. La consulta fue promovida por el gobierno del actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, con el apoyo de las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y varias organizaciones no gubernamentales.

Según el Tribunal Superior Electoral 59.109.265 electores (63,94%) votaron por el "no", mientras que 33.333.045 (36,06%) dijeron "sí" a la prohibición. El índice de abstención fue del 21,85% (26.666.791 electores). Votaron en blanco 1.329.207 (1,39%) y 1.604.307 votos (1,68%) fueron declarados nulos.

El "no" venció en todos los estados brasileños, en todos los estados, en el Distrito Federal y en la gran mayoría de ciudades, en muchos casos con una amplia diferencia, lo que sorprendió a muchos políticos. El estado con mayor respaldo hacia el "no" fue Rio Grande do Sul con 86,83%, seguido por Acre (al sudoeste, en la frontera con Perú y Bolivia) con 83,76%. Rio Grande do Sul es el estado con el mayor número de armas legales registradas y con los menores índices de homicidio del país. Las cuatro mayores fábricas de armas brasileñas quedan en ese estado, y el 90% de su producción es exportada hacia Estados Unidos.

La ciudad en el que el "no" tuvo la mayor votación fue Marchal Thaumaturgo, en Acre, con 97,44%. El estado en el que el "sí" tuvo mayor apoyo fue Pernambuco, con 45,45% contra 54,49% del "no". El "sí" tuvo la mejor votación en la ciudad de Rio dos Pires, Bahia, con 78,60%. En los municipios de Canhotinho (Pernambuco) y Apodi (Rio Grande do Norte) se registró un empate.

Porcentaje de votos por el "no" discriminados por estado. Fuente: Tribunal Superior Eleitoral (TSE).

La campaña por el "NO" hizo énfasis en que la prohibición no solucionará el problema de la violencia en Brasil, pues los delincuentes no adquieren de manera legal las armas. Brasil es el país con el índice más alto de muertes por arma de fuego. 36.000 personas murieron por esta causa el año anterior en ese país, número que representa el 63% de los homicidios.

Reacciones

Denis Mizne, del grupo pacifista Sou da Paz, afirmó que "no perdimos porque a los brasileños les gusten las armas. Perdimos porque la gente no confía en el gobierno o la policía", lo que sugiere un nuevo golpe para el gobierno Lula. Por su parte, Jessica Galeria, una mujer californiana perteneciente a la ONG Viva Rio, declaró que "la campaña (contra la prohibición) fue importada de los Estados Unidos. Sólo tradujeron mucho material de la NRA (siglas en inglés de la Asociación Nacional del Rifle). Ahora muchos brasileños insisten en su derecho a portar armas. No tienen siquiera un 'seudo-derecho' a portarlas. No está en su constitución".

Andrew Arulanandam, director de relaciones públicas de la NRA dijo que el resultado es "una victoria para la libertad y una derrota contundente para el movimiento global de control de armas. Botaron millones de dólares y millones más de horas-hombre tratando de promulgar este veto a las armas y fracasaron. El objetivo de este movimiento de prohibición de armas era utilizar a Brasil como el punto de encuentro para promulgar estos vetos en Estados Unidos. Estamos felices de que hayan sido derrotados".

El Presidente del Senado, Renan Calheiros (PMDB-Alagoas) dirigió el Frente Parlamentario Brasil sin Armas, a favor del "sí". Calheiros le dijo al Jornal do Senado que la campaña por el "no" confundió los conceptos e hizo que la mayoría de los electores no comprendiera la importancia de la retirada de las armas de circulación como forma de combatir la violencia. Añadió que el gobierno se había olvidado de dicha lucha y que es necesario determinar los gastos mínimos con la seguridad pública.

Por su parte, el diputado Alberto Fraga (PFL-Distrito Federal), del Frente Parlamentario por el Derecho a la Legítima Defensa, a favor del "no", le dijo a la Agência Brasil: "El "no", además de una protesta, es una reacción a la tentativa de retirarle un derecho al ciudadano. Si la prohibición fuera aprobada, los bandidos se deleitarían con la incompetencia del Estado. Los homicidios con armas de fogo en riñas de bar o de tránsito son ejemplos del porte ilegal de armas, un crimen que no puede seguir afirmándose. No defendemos eso. Defendemos el derecho del ciudadano a tener un arma en casa".

El senador José Jorge (PFL-Pernambuco) recordó que gran parte de la prensa, la Iglesia, el presidente Lula y la mayoría de los políticos trabajó a favor del "sí" y que por ello la mayoría de los políticos esperaba una victoria de los defensores del veto. Sin embargo, esto no sucedió y la mayor parte de la población votó a favor del "no". José Jorge sugirió a los políticos utilizar los nuevos medios de comunicación como internet para escuchar mejor al pueblo y tomar decisiones en el Senado, la Cámara y el poder Ejecutivo, que sean más cercanas a lo que el pueblo desea.

Jorge añadió que "la población prefirió el no por una serie de razones bastante fuertes. El índice de criminalidad es enorme y [la prohibición], por un lado, desarmaría al pueblo por un lado y no tendría efecto alguno en los bandidos, que roban y matan". El senador dijo también que el resultado refleja la desconfianza del pueblo con la política de seguridad del gobierno Lula. José Jorge afirmó que es necesario que los políticos revisen la política de seguridad pública.

De una manera general, tanto los políticos defensores del "no" como los partidarios del "sí" percibieron el resultado del referendo como un llamado que da cuenta de la insatisfacción de los brasileños con la seguridad pública del país. El senador Juvêncio da Fonseca (PSDB-Mato Grosso do Sul), que votó por el "no", dijo que la población vive un momento de aflicción en el país y que el Estado está fallando en su tarea de protección a la seguridad. Por su parte, el senador Gerson Camata (PMDB-Espírito Santo), que votó a favor del "sí", dijo que la victoria avasallante del "no" obliga a los gobernantes a revisar la política de seguridad pública, coincidiendo así con José Jorge.

Resultados generales

¿Debe prohibirse el comercio de armas de fuego y munición en Brasil?

Total contabilizado: 100% (16:49 UTC del 24 de octubre de 2005)

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame
  • Compartir
  • Circle-icons-mail.svg
  • Facebook f logo (2019).svg
  • Twitter Logo.png
  • Compartir en LinkedIn
  • Digg icon.png
  • Newsvine.svg
  • Compartir en Reddit
  • Meneame favicon.png

Medios

Audio

Sound-icon.png A sensação de insegurança da população e a falta de credibilidade nas ações do governo na área de segurança. Rádio Senado (mp3).

Sound-icon.png Para Paim, a população brasileira está descontente com as políticas de segurança adotadas no país. Rádio Senado (mp3).

Sound-icon.png José Jorge acredita que o eleitor brasileiro manifestou-se de forma contrária ao governo Lula Rádio Senado (mp3).

Fuentes