Asociaciones ecologistas y civiles piden a la presidenta Dilma Rousseff vetar el nuevo Código Forestal

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Selva rodeada por campos de algodón, en el noroeste del Mato Grosso próximo a la reserva indígena de Xingu.
Pedro Biondi/Agência Brasil

11 de mayo de 2012

Brasil — ONG ambientalistas, entre ellas Greenpeace pidieron hoy a la presidenta Dilma Rousseff el veto a la nueva ley forestal aprobada por el parlamento brasilero. Esta nueva ley pondría en peligro 76,5 hectáreas de selva, y permite una "amnistía" a los hacendados que talaron la selva quebrantando las leyes en las últimas décadas.

En los últimos años la región de la Amazonia brasilera se ha convertido en una zona violenta para los ecologistas.

Mientras que el hastag #Vetadilma comenzó a aparecer en las redes sociales, y sitios como Avaaz.org suma firmas para enviar al gobierno brasilero.

El pasado 25 de abril el parlamento brasilero aprobó el nuevo Código Forestal. La ley regulará el uso de los suelos favoreciendo al sector agropecuario. Sin embargo podría permitir la deforestación de 76,5 hectáreas de selva. Y traer una "amnistía" a hacendados por antiguas talas ilegales, lo que significaría una condonación de más de 3700 millones de euros por sanciones. Organizaciones ecologistas en Brasil y otras partes del mundo pidieron el veto de la nueva ley.

Según el comunicado publicado por la Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Greenpeace y Avaaz estas:

Denuncian que los cambios propuestos en el Código Forestal suponen un duro revés a los avances logrados hasta el momento para frenar la deforestación y tiran por tierra los esfuerzos realizados para combatir la corrupción en la región amazónica.

La presidenta Dilma Rousseff que goza de una gran aceptación en el país, tiene la última decisión sobre la ley forestal. De aceptar el proyecto se pondría freno a los avances en la reducción de la deforestación de los últimos años. Y cambiaría la imagen sustentabilidad de Brasil en la futura cumbre Rio+20 para junio de este año en Río de Janeiro.

La amazonia se vuelto especialmente violenta para ambientalistas y personas que se oponen a las industrias forestales y hacendados. Dos fuertes opositores Ze Claudio y su esposa María do Espírito Santo, fueron asesinados luego de recibir una gran cantidad de amenazas. Incluso Ze Claudio anuncio su muerte seis meses antes de ser asesinado.

Muchas partes de la amazonia brasileña continúan prohibidas para los ambientalistas, mientras las autoridades ambientales solo viajan para ciertas regiones con escolta policial fuertemente armada y con apoyo de helicópteros.(...) Brasil puede hasta proteger árboles pero no a las personas en la amazonia.

BBC

Por otro lado las tres mayores organizaciones ecologistas WWF, Greenpeace y Avaaz comenzaron hoy una movilización masiva que busca agrupar a 22 millones de seguidores en el mundo, para que se vete en nuevo Código Forestal. El sitio de Avaaz ya reunió 1,3 millones de firmas para enviar a la presidenta, aunque se espera que el número aumente. Al mismo tiempo los seguidores de WWF y Greenpeace se hicieron eco de las llamadas en las redes sociales.

La presidenta Dilma aun no se pronunció sobre si vetará total o parcialmente o no vetará el nuevo proyecto de ley.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame