35 000 morsas quedan varadas en Alaska a causa del calentamiento global

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bandera de Estados Unidos
Estados Unidos
Ubicación de Estados Unidos
Otras noticias de Estados Unidos
El-Wikinews-logo.svg

3 de octubre de 2014
Alrededor de 35 000 morsas quedaron varadas en una playa de Alaska debido a un fenómeno atribuido al deshielo del Ártico causado por el calentamiento global. Inicialmente se observaron 1500 morsas. No obstante, en los últimos días se han multiplicaron exponencialmente; Megan Ferguson, especialista de vigilancia aérea de mamíferos marinos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, señaló: "Nuestra estimación más aproximada es 24 veces mayor".

Ferguson advierte que se trata de una estimación visual y que podría ser cambiada. También aclaró que cada vez se están viendo más osos pardos en el área, mientras que, en contraste, las ballenas grises, presentes en la zona hasta los años 90, han desaparecido; lo que es un "signo de un cambio de medio ambiente del Ártico".

Por su parte, el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) asegura que "quedan varadas en un espectáculo que se ha hecho común en los últimos seis a ocho años, como consecuencia del calentamiento climático". "Durante el verano, el hielo marino se retira lejos al norte de las aguas continentales del mar de Chukotka, en aguas de Estados Unidos y Rusia, una condición que no se registraba una década atrás", señala Clarín. "Durante sus períodos normales de descanso luego de alimentarse en el mar, las focas simplemente se amontonan en la costa", agrega la agencia estadounidense.

El investigador del USGS, Jay Chadwick, asevera que la anormal cifra de morsas varadas ""es realmente una consecuencia del calentamiento global" y de la "reducción del hielo" en el Océano Ártico al final del verano. Generalmente, estos animales viven en el hielo y se alimentan en aguas de poca profundidad, empero, el derretimiento del hielo de este verano, las obligó a reunirse en profundidades demasiado grandes para alimentarse, lo que las llevó a buscar refugio en tierra para obtener alimento.

Según El Mundo, "los expertos aún no saben si este cambio en el comportamiento de las morsas puede tener un impacto en su mortalidad", pues creen que las morsas bebés son más frágiles en tierra y que las demás pierden más energía al buscar alimento en tierra que en el hielo.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame