Tras acusaciones de espionaje contra Rusia, el Kremlin impone severas sanciones económicas a Georgia

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

4 de octubre de 2006

La Federación Rusa ha impuesto severas sanciones económicas a la República de Georgia como retaliación por el arresto de 4 militares rusos que fueron acusados por el gobierno georgiano de espionaje.

Las sanciones, que incluyen el bloqueo de todas las rutas aéreas, marítimas y terrestres entre las dos naciones, significan un duro golpe a la economía de la pequeña ex república soviética, que depende en un gran medida de sus exportaciones y vínculos con Rusia.

Las relaciones entre las dos países han sido tensas desde la desintegración de la Unión Soviética, pero se han deteriorado enormemente desde la llamada Revolución rosa de 2004 que derrocó al presidente Eduard Shevardnadze y colocó al pro-estadounidense Mijeíl Saakashvili en el poder. Una de las prioridades de Saakashvili ha sido la de convertir a Georgia en un miembro de la organización militar transnacional OTAN, lo cual es causa de gran preocupación en Rusia debido a que esta membresía implica que Estados Unidos podría hacer uso permanente de las bases militares georgianas.

Los arrestos

Localización de Georgia

El 27 de septiembre pasado, las autoridades de Georgia arrestaron a cuatro oficiales del ejército ruso acusándolos de espionaje. Además acordonaron los cuarteles militares rusos en la capital Tiflis, a la vez que exigían la entrega de otro oficial que según las autoridades georgianas se escondía en los mismos. El ejército ruso está acantonado desde la era soviética en la república de Georgia y planea una retirada total de sus tropas antes del 2008.

La reacción del gobierno ruso ante las acusaciones fue de total rechazo y condena del acto, el cual calificó como un "acto de terrorismo" del gobierno de Georgia contra Rusia. El presidente ruso Vladimir Putín inmediatamente llamó a su embajador en Georgia y evacuó a todo el personal de la embajada, suprimiendo la emisión de visas y servicios diplomáticos. Putín acusó además a Estados Unidos y a la OTAN de causar la crisis.

Entrega de los oficiales

Antes la dura reacción rusa, el gobierno de Georgia tomó la medida de entregar a los oficiales detenidos a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que coopera con la OTAN, en una ceremonia considerada por muchos como humillante, tanto para los oficiales como para el gobierno ruso. En la ceremonia, que fue televisada, se le informaba a cada oficial que era declarado persona no grata y deportados del territorio georgiano por el crimen de espionaje, además de anunciársele la prohibición de entrar al país.

Pocas horas antes de la liberación de los oficiales, el gobierno ruso anunció la implementación de las sanciones económicas.

El presidente georgiano aprovechó la ceremonia para lanzar diatribas contra Rusia: "Nosotros queremos buenas relaciones. Queremos diálogo, pero no queremos ser tratados como un patio trasero de segunda clase de ningún imperio emergente. El mensaje para Rusia es: ¡suficiente!".

La liberación de los oficiales y la retórica del presidente georgiano no lograron calmar la ira del gobierno ruso, el cual siguió adelante con las sanciones prometidas y anunció la implementación de nuevos castigos, como la prohibición de transferencias bancarias entre las dos naciones, el bloqueo del correo, así como el sellamiento en Rusia de negocios pertenecientes a ciudadanos georgianos que no estén a día con todos sus licencias y documentos de inmigración. Estas últimas medidas tienen como objetivo evitar que los trabajadores georgianos en Rusia, cuyo número se calcula en un millón, envíen dinero a sus familias en Georgia.

La justificación legal dada por Rusia para la implementación de medidas tales como el bloqueo del transporte y la suspensión de importaciones tienen que ver con el atraso en el pago por parte del gobierno de Georgia de muchos de estos servicios, así como el incumplimiento por parte de Georgia de estándares internacionales de higiene y calidad.

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame