Obispo brasileño en huelga de hambre a causa de río

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Río San Francisco.

6 de octubre de 2005

Brasil — El obispo de Barra (Bahia), Don Luís Flávio Cappio, está hace 11 días en huelga de hambre, en protesta contra el proyecto del gobierno brasileño de Transposiçón de Río San Francisco.

El obispo dijo que irá a continuar sin comer, a consumir sólo agua, hasta que el gobierno vuelva a ver la decisión de llevar adelante el Proyecto. En una carta que Don Luíz enderezó al gobierno, él dijo que permanecerá "en huelga de hambre, hasta la muerte, caso no haya una reversión de la decisión del Proyecto".

El obispo afirma que "la huelga de hambre sólo será suspensa mediante documento suscrito por el Emmo. Presidente de la República, revocando y archivando el Proyecto de Transposiçón".

El Presidente Luiz Inácio Lula da Silva envió una carta para el obispo semana pasada, explicando que el gobierno ya está a trabajar en la cuestión e intentando convencer el obispo a terminar su protesta.

Después de leer la carta, Don Luiz escribió a la mano una respuesta Lula diciendo que va a continuar en ayuno mientras no recibir un documento con la firma del Presidente que revoca y archiva el actual proyecto de transposiçón del río.

Este jueves (6), el Ministro de la Secretaría de Relaciones Institucionales, Jaques Wagner viajó para hablar personalmente con el obispo Don Luiz Flávio Cappio. Acompañó el ministro, Don Lorenzo Baldisseri, representante de Vaticano en Brasil.

El Proyecto de Transposiçón de Río San Francisco

El Río San Francisco es uno de los ríos más populares e importantes de Brasil.

El Proyecto de Transposiçón consiste básicamente en desviar una parte del flujo de Río San Francisco (un 1% del volumen total, según el gobierno) para alimentar otros ríos y reservas de agua de la Región del Nordeste de Brasil, que sufren con el clima semi-árido.

Muchos ríos en el Nordeste tienen vida temporal, y con el agua extra de San Francisco podrían hacerse perennes. De acuerdo con gobierno, millones de nordestinos que viven con sus familias en la parte más sequía del Nordeste serán beneficiados con el proyecto.

La polémica en relación al Proyecto de Transposiçón de Río San Francisco transcurre de su complejidad. Una de las cuestiones es se hay agua suficiente para ser desviada. En segundo lugar, es necesario saber si es posible bombear el agua de San Francisco a través de canales abiertos y hacerla llegar hasta los locales escogidos.

Según João Suassuna, ingeniero e investigador de la Fundación Joaquim Nabuco (FUNDAJ), un informe elaborado por la Gerencia de la División de Planificación de la Generación Eléctrica, de la Compañía de Electricidad de Bahia (Coelba) muestra que puede haber una significativa disminución en el suministro de energía eléctrica en las Regiones Norte y Nordeste, con la transposiçón.

El documento dice que la retirada del agua de San Francisco provocará una reducción en la generación de energía en las fábricas de la Compañía Hidroeléctrica de San Francisco (Chesf).

Además de eso, hay de llevarse en cuenta el alto índice de evaporación de la región, lo que hace más complicada la posibilidad de crearse cursos perennes de agua corriendo a cielo abierto.

Pedro Brito, Coordinador-General del Proyecto San Francisco y jefe del gabinete del Ministro de la Integración Nacional, alega que el proyecto causará pérdida insignificante en la generación de energía eléctrica. Él también dice que una subsidiaria de la propia Chesf será la responsable por la operación del Proyecto San Francisco.

El Ministerio de la Integración Nacional garantiza que la cantidad de agua que será retirada del río es pequeña, y que no hay riesgo del Río San Francisco acabar.



Páginas externas


Fuentes


Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Compartir en Reddit Compartir en Menéame