Mausoleo donde descansaban restos de terroristas peruanos fue finalmente destruido

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bandera de Perú
Perú
Ubicación de Perú
Otras noticias de Perú
El-Wikinews-logo.svg

30 de diciembre de 2018
Un mausoleo donde descansaban los restos de antiguos terroristas ubicado en un cementerio del distrito de Comas, en Lima, capital de Perú, fue finalmente destruido por las autoridades peruanas. Quienes sus cuerpos descansaban al interior de este mausoleo fueron miembros de la organización terrorista Sendero Luminoso (SL), responsable de decenas de miles de muertes en Perú en los años 80 e inicios de los 90 y aun activa hoy en día.

Específicamente los 8 difuntos que se encontraban en el interior del mencionado mausoleo fueron convictos de la desaparecida cárcel El Frontón, ubicada en la isla del mismo nombre y destruida en 1986, cuando las Fuerzas Armadas intervinieron en esta y varias cárcales de Lima para sofocar un motín que se había salido de control. Fue en esta operación militar, cuestionada por organismos de Derechos Humanos, en que murieron estos terroristas.

Esta construcción tenía capacidad para 51 nichos y los cuerpos se habrían colocado dentro luego que la Fiscalía entregara los cuerpos de los terroristas a sus familias. El primer féretro se colocó en junio de 2016 y 2 meses después los otros 7. Y en ambas ocasiones los familiares hicieron arengas políticas, algo que la Fiscalía todavía investiga si califica como delito de apología al terrorismo.

También se supo que se tenía planeado trasladar los cuerpos del líder de Sendero Luminoso y de su esposa, Abimael Guzmán y Elena Yparraguirre. Abimael Guzmán, de 82 años, cumple cadena perpetua en la Base Naval del Callao.

Luego de la demolición del mausoleo los restos de los terroristas fueron llevados a distintos nichos del camposanto con sus nombres.

Los familiares de estos difuntos desde el inicio, cuando el diario Correo en septiembre de 2016 hizo público un video filmado por agentes policiales, en el que Sendero Luminoso rendía culto a sus muertos en el citado mausoleo, se opusieron a que se demoliera el lugar donde descansaban sus muertos, por lo que interpusieron varios recursos legales, hasta llegar la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que finalmente rechazó su solicitud.

Y la razón por la que este mausoleo terrorista no fue demolido inmediatamente se hizo publica su existencia fue un vacío legal existente en la Ley Cementerios y Servicios Funerarios, un asunto que ya fue resuelto por el Congreso.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes[editar]