La Abin niega estar implicada en el escándalo de los Correos de Brasil

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Brasil
21 de junio de 2005

21 de junio de 2005
Brasil
Tres meses después de negar que no era verdad que el Partido de los Trabajadores (PT) había recibido una donación en dinero de las FARC para la campaña electoral del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) es nuevamente foco de atenciones en el escándalo de los Correos y niega las acusaciones hechas por el diputado Roberto Jefferson, de tener alguna implicación en el caso.

En la edición número 1896 del 16 de marzo de 2005, la revista brasileña Veja publicó un reportaje de portada en el que afirmaba que documentos de la Abin mostraban que el Partido de los Trabajadores (PT) habría recibido para su campaña electoral R$ 5 millones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP).

Según Veja, tres documentos de la Abin afirmaban que la donación había efectivamente ocurrido. El anuncio de la donación habría sido hecho en los alrededores de Brasilia por el "padre" Medina, un representante de las FARC en Brasil, durante un asado con otras personas, simpatizantes o integrantes de partidos de izquierda. La realización de la reunión fue confirmada por los participantes, que negaron haber oído el anuncio de la donación.

Después de la publicación del reportaje, la Abin negó la autenticidad de los documentos citados por la revista. Según el General Jorge Felix, uno de los responsables de la Abin, los documentos citados formaban parte de un lote de documentos no autentificados y no autorizados por la agencia, por el hecho no basarse en pruebas confiables.

El relato del general fue desmentido por el agente de Abin que participó de las investigaciones y por el coronel Eduardo Adolfo Ferreira que trabajó en la agencia. Según el coronel Ferreira, después de la victoria de Lula, las investigaciones sobre las FARC en la agencia cambiaron de rumbo.

El 14 de junio de 2005, el diputado Roberto Jefferson, durante su testimonio para la Comisión de Ética de la Cámara de los Diputados, dijo que la Abin, controlada por el Ministerio de la Casa Civil y bajo el comando del entonces ministro José Dirceu, fue la responsable por las grabaciones de las cintas de los Correos. Las grabaciones involucran a Jefferson en un esquema de corrupción en la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos. Según Jefferson, la Abin, siguiendo orientaciones del Ministerio de la Casa Civil, buscaba de alguna forma inculparlo.

Dos días más tarde, el capitán reformado de la Policía Militar, José Fortuna Neves, dijo ante la Policía Federal que la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) estaba investigando a la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos, a pedido del Ministerio de la Casa Civil. Fortuna y otras personas fueron detenidas por la policía brasileña, sospechosos de participar de supuestas irregularidades en la empresa de los Correos y de que ser los responsables por la grabación de la cinta.

Fortuna dijo a la policía que la Abin y la Casa Civil querían investigar a la multinacional de informática Unisys, la cual tiene convenios con la presidencia de la República y con los Correos. Fortuna dijo que lo que se recogía no era investigar la alegada corrupción en la estatal, sino hacer que se suspendiera el contrato con Unisys.

Según algunas de las informaciones producidas por la prensa, la policía sospecha de personas dentro de la Abin que estarían trabajando para un grupo cuya principal función sería defraudar licitaciones en estatales y chantajeando políticos y otras autoridades.

Cuando su nombre apareció citado en las investigaciones de la Policía Federal, la Abin emitió una nota el 10 de junio diciendo que no estaba involucrada en el escándalo, ni que estaba bajo investigación por la Policía Federal. La agencia dijo en la nota que "hubo una falla de comunicación entre la Abin y el Departamento de Policía Federal" que llevaron "a la interpretación errónea divulgada en los artículos" reproducidos en los periódicos. La nota dijo también que la actuación de la Abin "no puede ser confundida con participación de sus agentes en los hechos investigados".

En una nueva nota emitida el día 17 de junio, la agencia afirmó que:

(...) como órgano integrante del GSIPR, no recibe, y no podría ser de otra forma, solicitud o determinación de cualquier otra estructura o autoridad que no sean el Presidente de la República y el Ministro de Estado Jefe del Gabinete de Seguridad Institucional.
Así, carecen de fundamento materias, entre otras, que indican actividades irregulares de la Agencia, conocimiento previo de hechos sin el debido encaminamiento a los escalafones superiores y consecuente falta de providencias en tiempo hábil por parte del Gobierno.

El Ministerio de la Casa Civil emitió también una nota negando que haya orientado a la Abin para investigar los Correos, como dijeron el capitán Fortuna y Roberto Jefferson:

En relación al testimonio prestado por José Fortuna Neves a la Policía Federal el 16 de junio de 2005, la Casa Civil de la Presidencia de la República aclara que no ha ordenado a la Agencia Brasileña de Inteligencia, órgano subordinado al Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia de la República, la realización de ninguna investigación sobre la empresa Unisys o cualquier otra investigación, porque esto no forma parte de las atribuciones de la Casa Civil. Son improcedentes, por lo tanto, las menciones a la Casa Civil hechas por el testigo.

Ver también

Fuentes

Reportaje original Este artículo incluye un reportaje periodístico original de un wikirreportero.
Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame
  • Compartir
  • Circle-icons-mail.svg
  • Facebook f logo (2019).svg
  • Twitter Logo.png
  • Compartir en LinkedIn
  • Digg icon.png
  • Newsvine.svg
  • Compartir en Reddit
  • Meneame favicon.png