Fuerzas Federales de México toman control de 12 municipios de Guerrero por caso de estudiantes desaparecidos

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

20 de octubre de 2014
Personal de la Policía Federal (PF), la Gendarmería Nacional y el Ejército tomaron el control de la seguridad pública de 12 municipios del estado de Guerrero y uno del Estado de México, por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala de la Independencia el pasado 26 de septiembre..

Por su parte, Monte Alejandro Rubido García, comisionado nacional de Seguridad Pública, informó que el gobierno solicitó formalmente la asistencia técnica de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En conferencia de prensa, Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República, destacó que el gobierno continúa realizado diversas acciones para encontrar a los desaparecidos y detener a los responsables. "Para el propósito de recuperar la seguridad y tranquilidad, el gobierno de la República, en el marco de sus atribuciones y en acuerdo con las autoridades estatales, implementó una operación específica en dichas zonas".

"¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", gritan en diversas partes de México y el mundo personas indignadas con la situación de Iguala.

Por lo que además de Iguala y Cocula, las fuerzas federales asumieron el control de Ciudad Apaxtla de Castrejón, Buenavista de Cuéllar, General Canuto A. Neri, Ixcateopan de Cuauhtémoc, Pilcaya, Taxco de Alarcón y Teloloapan, municipios de la región Norte de Guerrero. Mientras que en Tierra Caliente se tomó el control de Arcelia, Coyuca de Catalán, Pungarabato, San Miguel Totolapan y Tlapehuala, en Guerrero, e Ixtapan de la Sal, Estado de México.

Desde hace dos semanas, se desplegó un operativo de búsqueda en Guerrero. Estos nuevos refuerzos se suman a una fuerza de casi 1000 policías y 350 militares, que al momento han encontrado diversas fosas clandestinas con cadáveres. En una de ellas hallaron 28 cadáveres, no obstante, la PGR se adelantó a afirmar que no eran los estudiantes desaparecidos, luego de darse a conocer los resultados de pruebas genéticas realizadas a los restos.

El jueves pasado, el sacerdote Alejandro Solalinde, Premio Nacional de Derechos Humanos de México en 2012, declaró a RIA Novosti que los estudiantes estaban muertos y que incluso algunos fueron quemados vivos. Murillo llamó al padre a declarar ante la fiscalía; aunque Solalinde aceptó, advirtió que "los testigos [que le informaron de la muerte de los estudiantes] temen por su vida".

Los mataron,. Escuché al gobernador [de Guerrero, Ángel Aguirre] decir que tenía esperanza de que estuvieran con vida. ¡Qué hipócrita! Él sabe perfectamente que los mataron y sabe cómo los mataron.

— Solalinde

La situación desencadenó manifestaciones y reclamos en diversas ciudades de México, dónde estudiantes, profesores y la población en general gritaron al gobierno: "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!". Además numerosas ciudades del mundo, organizaciones internacionales (como Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos, la Unión Europea y Amnistía Internacional) y organismos humanitarios se unieron al llamado. Al momento se han detenido a 36 policías municipales y 17 delincuentes pertenecientes al grupo criminal Guerreros Unidos.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame