Fallece el soldado japonés que vivió 30 años sin saber que la II Guerra Mundial había terminado

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hirō Onoda (c. 1944-1945)
Wanpela

17 de enero de 2014

Tokio, Japón — Este jueves falleció el teniente japonés Hirō Onoda, famoso por haber vivido escondido en la selva filipina durante 30 años sin saber que la Segunda Guerra Mundial había finalizado. Onoda falleció en la capital japonesa a la edad de 91 años, informó la emisora pública NHK.

"Victoria o derrota, yo he hecho todo lo que he podido" respondió Onoda en 1974 al enterarse de la rendición de Japón ante las potencias aliadas ocurrida 30 años antes. El soldado, que llevaba hospitalizado desde inicios de enero, vivió esas tres décadas convencido de que seguía luchando por su nación.

El teniente entregó sus armas cuando su comandante le ordenó abandonar su escondite, ubicado en una montaña de la isla de Lubang, 112 kilómetros al sur de Manila. Onoda fue hallado en la montaña en posesión de "una copia de una orden dada en 1945 por el Emperador Shōwa para que los soldados japoneses se entregasen a los aliados", sin embargo, insistía en que solo se rendiría ante su superior.

El combatiente del Ejército Imperial Japonés llegó a la isla filipina en 1944, con la orden de introducirse en las lineas enemigas y llevar a cabo vigilancias, además de sobrevivir hasta recibir nuevas órdenes, lo que cumplió al pie de la letra durante 30 años.

Según informa el ABC, Onoda "vivió de plátanos, mangos y el ganado que mataba en la selva". En marzo de 1974, recibió a su antiguo superior quien lo liberó de todas sus responsabilidades. Al cabo de un año de su regreso al Japón viajó a Brasil, donde gestionó una granja. En 1989, volvió a Japón y comenzó a trabajar en campamento juvenil donde impartía cursos sobre la vida en la naturaleza.

Onoda relató su historia en el libro No rendición: mi guerra de 30 años. A su regreso a Japón, fue recibido como héroe nacional "por la abnegación con la que había servido al emperador". Onoda, el último soldado japonés que "continuaba su lucha", falleció en un hospital de Tokio por un problema cardiaco, luego de pasar semanas enfermo.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame