El depuesto primer ministro tailandés puede enfrentar cargos por corrupción

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

28 de septiembre de 2006

El general que el 19 de septiembre depuso al primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra en un golpe de estado que no produjo derramamientos de sangre, ha recibido el apoyo del rey Rama IX:

“Con el objetivo de crear paz en el país, el rey nombra al general Sonthi Boonyaratglin como cabeza del Consejo Administrativo para la Reforma. Toda la gente debe permanecer en calma y los servidores públicos deben escuchar las órdenes del general Sonthi Boonyaratglin”

El general dijo en rueda de prensa que aquellos que han cometido irregularidades tienen que ser acusados por la ley. Según la televisión tailandesa, el Consejo Administrativo para la Reforma ha despedido a los comisionados auditores y otorgado poderes adicionales al auditor general Jaruvan Maintaka para investigar la corrupción del gobierno, lo cual podría llevar a la confiscación de los activos de Shinawatra.

Varios funcionarios de alto rango del gobierno y allegados a Shinawatra han sido arrestados, entre ellos el Viceprimer Ministro Chitchai Wannasathit y el Comandante Supremo de la Fuerzas Militares Ruengoj Maharsaranond.

Los miembros de la junta militar dijeron que pedirían la extradición del derrocado primer ministro, quien se encuentra en Londres, si es acusado de corrupción. Además revivieron la Comisión Nacional Anticorrupción, que había sido abolida por Shinawatra, la cual empezó a trabajar en 10.000 denuncias de corrupción hechas bajo el gobierno de Shinawatra.

Los militares creen que hay suficiente evidencia de que los miembros del anterior gobierno abusaron del poder para obtener beneficios personales y causar serio daño al país.

La venta de Shin Corporation

En enero de este año Thaksin Shinawatra vendió la totalidad del grupo de comunicaciones Shin Corporation, que puso a nombre de su familia, a la compañía Temasek Holdings, perteneciente al gobierno de Singapur, violando la ley tailandesa, que estipulaba que la nación debe ser dueña de mas del 50% de los activos o bienes estratégicos. Como resultado de la venta la familia de Shinawatra obtuvo cerca de $1.880 millones de dólares libres de impuestos. La exención de impuestos se basó en la interpretación personal de la ley que hizo el mismo Shinawatra. Según la ley tailandesa, las transacciones entre compañías están sujetas a impuestos. El ahora ex primer ministro, en cambio, aplicó una ley que rige para los individuos que venden acciones en el mercado de valores, las cuales están exentas de impuestos debido a que los dividendos se pagan una vez se han deducido los impuestos de las ganancias netas de la compañía.

La venta de la Shin Corporation causó una crisis política. Los estamentos políticos y religiosos de la nación exigieron la renuncia de Shinawatra, a quien acusaron de corrupción y de haber vendido el país. Para poner fin a la crisis política, Thaksin disolvió el congreso el 24 de febrero y llamó a nuevas elecciones para el 2 de abril. Los partidos políticos de oposición anunciaron el 27 de febrero que boicotearían las elecciones.

Thaksin fue duramente criticado por tratar de usar las elecciones y su interpretación de democracia para legitimar una acción ilegal como la venta de de la Shin Corporation.

El 8 de mayo la Corte Constitucional anuló las elecciones de abril y nuevas elecciones fueron fijadas para el 15 de octubre. El alto tribunal pidió la renuncia de los Comisionados Electorales, quienes al negarse fueron encarcelados. El principal partido de la oposición anunció que no estaba listo para participar en nuevas elecciones. El 19 de septiembre sucedió el golpe de estado.


Noticias relacionadas

Fuentes

Wikipedia
Wikipedia tiene información enciclopédica sobre Golpe de Estado en Tailandia en 2006.


Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Digg Añadir a Newsvine Compartir en Reddit Compartir en Menéame