Comentarios:Brasil se niega a renegociar el Tratado de Itaipú

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Gobierno brasileño busca descabezar al equipo negociador nacional

Por Ramón Casco Carreras

El Gobierno brasileño exige la separación del Ing. Ricardo Canese del equipo de negociadores de los reclamos paraguayos en Itaipú. La información fue confirmada a través de diversas fuentes. La intención, pese a que la pretenden disimular con ciertos formalismos, tales como su agresividad o carencia del toque diplomático, es evidente: descabezar el equipo negociador nacional y suprimir una voz discordante que, por sus propios méritos, comenzó a instalarse en el universo mediático brasileño y, tal vez lo más relevante. de las organizaciones sociales y no gubernamentales de ese país.

La exigencia, obviamente en estricto arreglo con los ritos diplomáticos, fue hecha por el propio presidente de la República Federativa del Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, en la renovada cumbre paraguayo / brasileña que se llevó a cabo en Brasilia los días 7 y 8 del presente mes.

El equipo negociador paraguayo, que trabaja con una cuarentena de técnicos, la mayoría de ellos por el honor, hace más de un año exhibe una cabeza visible: Ricardo Canese, no solo por decisión del presidente Fernando Lugo, sino por los méritos que ganó en una trayectoria de lucha por esta causa nacional que arrancó en sus años estudiantiles.

La actual ronda de negociaciones, que arrancó en septiembre de 2008, entre los Gobiernos de ambos países sobre los reclamos paraguayos por la asimétrica explotación de los beneficios de Itaipú, pese a que el Tratado consagra la igualdad de derechos entre las Altas Partes Contratantes (Art. III), demostró la preparación y solvencia del equipo nacional.

No hubo resultados concretos sobre los puntos principales (justo precio, libre disponibilidad de nuestro excedente energético y auditoria del pasivo del ente binacional), hecho que propició a tirios y troyanos que gritasen, como si de un triunfo se tratara, “el fracaso de Canese y de su equipo”.

No obstante, luego de 36 años de Tratado, los “monstruos” de Itamaraty y los “iluminados” de Eletrobrás, con enorme desencanto, se encontraron por fin con iguales que se atrevieron a discutirles palmo a palmo cada uno de los escenarios precocidos que expusieron sobre la mesa, escenarios en los que en el pasado, incluso en el reciente, reinaron sin oposición alguna.

Todo depende del color del cristal con se mire, sentencia el viejo refrán. Si ese color es el rojo, bastaba con que los explotadores que fungen, mejor, que fingen de socios de nuestro país en la gran hidroeléctrica, adicionasen 1 al factor mulplicador para que se den por satisfechos nuestros “representantes” e incluso nos aturdan con sus estentóreos gritos de victoria. Claro, para los investigadores queda el ingente cometido de descubrir alguna vez la cuantía y el color de los billetes que, en disimulados continentes, entregaron y recibieron debajo de la mesa de negociaciones.

Entonces, la separación de Canese, no debe descartarse, es otra táctica al que los duros del gobierno brasileño echan mano. Primero porque no están acostumbrados a que los “baratos paraguayitos” de ayer se levanten y sin bajar vista les digan: no señor están equivocados. En Itaipú tenemos exactamente los mismos derechos que Uds.

Segundo, porque Ricardo Canese, de pronto irrumpe e interfiere con su propio canto en la monocorde sinfonía que hace 36 años interpretan los grandes medios de comunicación del vecino país con un pentagrama escrito por Itamaraty. Eso molesta a nuestros socios. Les resulta inadmisible que uno de esos paraguayitos, en su propia prensa, que ya lo busca como un interlocutor válido, califique como “chiste de mal gusto” la extensión del plazo de pago de la deuda de Itaipú que propaló Edison Lobao como la “solución alternativa” a la exigencia paraguaya de que le devuelvan en Itaipú la soberanía sobre su excedente energético, o que le paguen, la menos, el precio que hoy reciben terceros beneficiarios en el mercado brasileño o de revisión de una deuda por la cual la entidad ya pagó más de US$ 30 mil millones y aún lo exigen pagar otro monto similar.

Se comprende entonces por qué razón fue el propio Lula el que pidió la separación de Canese a su par Fernando Lugo. Esperemos que las pretendidas propuestas alternativas – o la amenazas - de los Lobao, Amorim o Samek, que en definitiva son solo nuevas opciones de negocio para los bancos y empresas brasileñas, o el respaldo político de un presidente tan poderoso y tan cercano como Luis Inácio Lula da Silva en esta hora crítica para la administración luguista o la prisa por ofrecer algún resultado concreto a sus electores y, por qué no, la eterna coima, tantas veces eliminada pero siempre con tan buena salud, no sean la cimitarra decapitadora, porque si así fuese nuestros Salomé de turno estarían ofreciendo en bandeja de plata a los Herodes brasileños no solo la cabeza del Ing. Ricardo Canese, sino una vez la soberanía hidroeléctrica cautiva de la patria malhadada.

............................................................................

(Servicio informativo de Mundo de la Electricidad, revista especializada más leída y más útil del Paraguay)

Esta opinión de Ramón Casco Carreras podrá leer en la edición 115 de Mundo de la Electricidad que estará en circulación, Dios mediante, el 30 de mayo

El comentario anterior es obra de 200.3.249.220 (disc. · contr.), quien olvidó u omitió firmarlo.