El fin de la patente de Viagra abre el mercado español a los genéricos

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Saltar a: navegación, buscar
Salud
Salud
Más sobre salud
El-Wikinews-logo.svg

18 de julio de 2013

En 1998, los laboratorios Pfizer revolucionaron el ámbito de la medicina sexual con la comercialización del viagra. Tres lustros más tarde, esta misma marca vuelve a ser noticia. La caducidad de la patente de la célebre pastilla azul en España ofrece ahora nuevas oportunidades a otros fabricantes de medicamentos. Desde el pasado 22 de junio de 2013, ya es posible comercializar fármacos para la impotencia a base del principio activo del sildenafilo.

La producción de dichos medicamentos se hará bajo la etiqueta de genéricos del viagra. Se entiende como tal cualquier producto que incorpore el mismo principio activo que el de marca registrada, así como su dosificación y potencia. Así, se considerarán bioequivalentes al viagra original, generando los mismos efectos en los pacientes a los que les sean prescritos. Los primeros laboratorios en lanzar sus propias versiones del tratamiento estrella para la disfunción eréctil han sido Sandoz y Normon. El primero de ellos ha anunciado su puesta a la venta de dos formatos distintos: una caja con cuatro comprimidos de Sildenafilo y otra, con ocho. Los precios oscilan entre los 25,29 euros de la primera y los 46,52 de la segunda. Sin duda, son sensiblemente más competitivos que los de Normon (que cuesta 27,94 y 53,95 euros, respectivamente).

El mercado farmacéutico español se mantiene expectante ante la reacción frente a los genéricos del viagra. La pérdida de la patente que Pfizer ostentaba sobre el Sildenafilo coincide en el tiempo con el mismo proceso en otros países como Italia, Francia, Alemania, Países Bajos, Irlanda, República Checa, Eslovaquia y Reino Unido. La caducidad de la licencia exclusiva para la explotación de dicho principio activo se había producido con anterioridad en Brasil (2010), Canadá (2012) o México (2012). La dura batalla legal emprendida por los laboratorios Pfizer para blindar su exclusiva sobre la fórmula del viagra solo ha tenido éxito en Estados Unidos. Allí podrá seguir comercializándose hasta el 2019.

La demanda generada por este tratamiento farmacológico para la impotencia ha sido tal a lo largo de sus quince años de historia que las redes de tráfico ilegal de medicamentos. Así, el viagra se ha convertido en la pastilla más falsificada a nivel mundial. Son muchos los productos que se han puesto a la venta —a menudo de forma fraudulenta— bajo el calificativo de "Viagra". Afrodisíacos y revitalizadores más o menos naturales han querido participar también del influjo de la pastilla azul. En principio, se espera que la apertura del mercado a los genéricos del viagra reduzca el índice de falsificaciones. La competencia entre las distintas alternativas del sildenafilo redundará sobre todo en beneficio de los propios pacientes y usuarios.

¿Tienes alguna opinión sobre esta historia?
¡Publícala!

Fuentes

Compartir Enviar esta noticia por correo Compartir en Menéame Compartir en Facebook Compartir en Twitter Digg Compartir en Google+ Añadir a Delicious Añadir a Fresqui Añadir a Newsvine Compartir en Reddit